Actividad realAmérica LatinaFeatured

MOHAMED VI, REY DEL PUEBLO Dr. Mario H. Concha Vergara Centro de Estudios del Magreb Para Las Américas.

Para Latinoamérica, en donde tenemos o sátrapas como Maduro (Venezuela) y Ortega (Nicaragua) o demócratas como Macri(Argentina) y Piñera (Chile), entre otros, es difícil aceptar que un rey sea un gobernante realmente democrático, libertario y preocupado de los estándares de vida y felicidad de su pueblo. Es el caso del monarca marroquí Mohamed VI, un hombre joven, quien ascendió al trono en 1999 y que en el aniversario de su ascenso al trono se dirigió a su “querido pueblo” iniciando un Pacto Social que reforzará la unidad de su país, cuestión que ya es tradicional y que logró, entre otras cosas la paz con los ex presos políticos y un Plan para las provincias del sur que rescatan al pueblo Saharaui, para ser parte de Marruecos con plena capacidad de decidir por sus políticas económicas y sociales manteniendo sus rasgos culturales mediante un Plan de Autonomía aceptado por la ONU con el apoyo de casi todos los países demócratas del mundo entre ellos nuestro Chile.

El Monarca, en su discurso del XIX Aniversario de su Ascenso al Trono, atacó duramente a los nihilistas, que han intentado alterar y negar “la unidad, seguridad y estabilidad” de su nación. Nihilistas que niegan todos los avances, la religión y los cambios de la sociedad marroquí que, en pocos años, se ha transformado en uno de los países más avanzados del África.
El monarca fustigó a las agencias gubernamentales que no cumplen  con eficacia y diligencia sus funciones en apoyo del pueblo lo cual dijo, genera un gran desperdicio de recursos. Mohamed VI invitó al gobierno a llevar a cabo una gran reestructuración de los programas de acción social. El Monarca siente en su corazón que las promesas ofrecidas a sus súbditos no han sido llevadas a cabo con la velocidad y eficiencia necesaria. Hay que preguntarse, ¿qué mandatario latinoamericano ha sido capaz de hacer una autocrítica así e impulsar verdaderos cambios en sus naciones. Aquí, en Latinoamérica, desafortunadamente, todo se queda en retórica.
El Monarca marroquí considera necesario y de inmediatez absoluta forjar un nuevo “pacto Social” destinado a solucionar los actuales problemas de su pueblo que suceden debido a una excesiva burocracia, que se manifiesta entre otras cosas, en “la gestión de los subsidios, las interferencias entre  agencias gubernamentales y ministerios, los cuales muchas veces no se ponen de acuerdo en llevar adelante las políticas trazadas por el gobierno”, criticó la inoperancia de los sistemas educativos, de los sistemas de salud pública y de la necesidad de crear nuevos empleos y activar la creación de vivienda para una población en constante crecimiento.
Nuestros mandatarios en Latinoamérica, deberían mirar un poco hacia Marruecos, ver lo que está haciendo un joven Rey y llevar a la práctica las reformas necesarias para nuestras naciones que carecen, en su mayoría de servicios públicos ad-hoc y, tratar de terminar con la inmensa corrupción que se presenta día a día en nuestras naciones.
Entre las medidas que propuso Mohamed VI están una nueva y profunda reforma educacional que permita acabar con la deserción escolar y permitir, entre otras oportunidades “un mejor aprovechamiento de los fondos destinados a la educación”; debemos recordar que la educación marroquí es universal y gratuita. Esta reforma incluye también la Iniciativa Nacional Para el Desarrollo Humano, la cual va íntimamente ligada al nuevo sistema educacional propuesto por el Rey que quiere proporcionar una mayor capacitación y especialización para los trabajadores marroquíes lo cual les permitirá desempeñar sus trabajos con mayor eficiencia asumiendo que se aproxima una nueva sociedad tecnológica.
Siendo que el sistema de salud pública marroquí es amplio, universal y gratuito, este aún no es capaz de atender a todo el pueblo marroquí y hay lugares en que aún no existen mejores prestaciones. En este campo el Rey propone una reforma integral y sistémica al Sistema Nacional de Sanidad para que el pueblo tenga acceso en donde se encuentre.
En el plano del empleo  el Rey ha presentado un programa diversificado orientado a las pequeñas y medianas empresas pues son ellas las generadoras de “oportunidades de empleo productivo que garantizan la dignidad” del ser humano. Para lograr esto Mohamed VI impulsa la Carta de Inversión e Implementación de la Reforma de los Centros Regionales de Inversión, todo esto acompañado de la Carta de Descentralización Administrativa.
Todas estas propuestas reales y muchas más las presentó el Monarca con el fin de democratizar a la administración pública, hacerla más eficiente, para que sea capaz de atender mejor las necesidades sociales y las necesidades de las empresas.
Los cambios propuestos por Mohamed VI terminarán de poner a Marruecos a la cabeza de los países africanos garantizando una gran estabilidad social y un mejor estándar de vida para los marroquíes.
Los cambios en Marruecos, durante las casi dos décadas de gobierno de Mohamed VI han logrado que el país se vaya situando entre los más modernos del mundo, con una gran Universidad como la Universidad de Rabat y con una consolidación territorial que incluye todo el territorio saharaui a través de una autonomía que le permite gozar de las reformas reales.
Mail: [email protected]
Phone: +56965752416
Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page