América LatinaFeatured

MOHAMED VI SE ENTRONIZA COMO REY DE LOS POBRES Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. – Director (Primer Presidente) del Centro de Estudios del Magreb Para las Américas

Nuevo modelo de gobierno del Monarca marroquí invita a una mayor participación popular

Dr. Mario H. Concha Vergara Director de la Fundación Olof Palme-Chile

Mohamed VI, rey de Marruecos, llamado “el Rey de los pobres” haciendo honor a este apelativo, en su discurso pronunciado con motivo del 66° aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo hace un especial llamado, nuevamente, al gobierno de su país, en donde la burocracia interna y externa, al parecer, demoran algunos cambios propiciados por él.  Mohamed VI hace un nuevo llamado para adoptar un modelo de desarrollo más justo, equilibrado e igualitario.

Mohamed VI prometió que Marruecos bajo su égida se convertiría en un país del primer mundo estableciendo una vía para que se obtuviera un desarrollo más justo, e inclusivo. Para ello el Rey manifestó nuevas reformas que permitiría la creación de nuevos empleos y riqueza reduciendo las desigualdades territoriales en el país para lo cual crea una Comisión encargada de trabajar elaborando este nuevo modelo económico y social, para lo cual el Soberano hizo hincapié en que el ciudadano marroquí debe ser el centro del nuevo proceso de desarrollo, para lo cual, también, le pide a sus burócratas trabajar en pro de su país.

Lo anterior significa que Mohamed VI seriamente propicia un nuevo Contrato Social, en el cual la participación del pueblo marroquí sirva de centro del desarrollo moderno de la nación y pase ésta a ser la más avanzada no solo del Magreb sino que de África. Para ello el Rey propicia avances en el mundo rural en donde se crearán actividades económicas generadoras de educación, ingresos y empleos.

Su Majestad insiste por enésima vez de la necesidad de que la regionalización sea más revolucionaria, de avanzada, para lo cual la Carta de Desconcentración Administrativa ayudará a solventar los cambios mejorando la burocracia del país pues al mejorar el funcionamiento de la administración, se mejoraría también la inversión financiera territorial productiva a través de la promoción de la justicia social y fomentando y total desarrollo.

Una vez más Mohamed VI, “el rey de los pobres” insistió en el apoyo a los marroquíes más pobres, al apoyo de las clases medias como pilar del crecimiento considerando, especialmente para esto, a los jóvenes egresados de las universidades marroquíes. Este apoyo, dijo el Rey debe darse especialmente en las zonas campesinas pero no solamente basados en la agricultura sino que también en los millones de turistas que visitan las zonas rurales.

El Monarca insistió en que el modelo de desarrollo debía ser “marroquí-marroquí”. “En este sentido, dijo el Rey,  queremos que desempeñe una función triangular de evaluación, predicción y proyección, a fin de emprender el camino hacia el futuro con total confianza”. Para esto, su Majestad propuso, con mucha fuerza, la necesidad de un trabajo constructivo colectivo, que sin ser socializante le permita a los marroquíes avanzar hacia un mejor futuro. “Por esta razón, manifestó Mohamed VI, no paramos de llamar a la promoción del mundo rural, a través de la creación de actividades generadoras de ingresos y empleo, acelerando el ritmo de acceso a los servicios sociales básicos, apoyando la escolarización y combatiendo la pobreza y la precariedad”. Mohamed VI quiere y desea poner a trabajar un gran proyecto que termine con las precariedades en el mundo rural, que permita el respeto total de los DD.HH. lo cual debe ser efectuado en un lustro.

“Entre los medios que pueden facilitar esta tarea, se halla la voluntad de aprovechar la generalización de la enseñanza y las oportunidades brindadas por la formación profesional y los programas sociales nacionales”. El Rey ha manifestado que la obtención del bachillerato y el ingreso a las universidades  no deben ser un privilegio “sino simplemente una etapa de la enseñanza”, lo cual debe permitir a los individuos a conseguir estabilidad social mediante la integración profesional. “En este sentido, y para la integración de la juventud, seguiré insistiendo sobre el papel de la formación profesional…” manifestó el Monarca. El Rey hizo hincapié en la necesidad de los oficios artesanales, considerando fundamentalmente la industria alimenticia y las profesiones relacionadas con la agricultura, considerando las potencialidades de cada región del país. También, el monarca planteó la necesidad de crear una fuerte industria automotora y de aeronáutica, pasando por el mejoramiento y aumento del turismo y el dominio de nuevas tecnologías.

Su Majestad Mohamed VI hizo nuevamente una fuerte crítica a la burocracia de su país manifestando que “a pesar de los esfuerzos desplegados y de las leyes adoptadas” muchos asuntos siguen tratándose en las administraciones centrales de Rabat lo que significa lentitud y omisión en la realización de muchos proyectos; para evitar estas anomalías, el Rey hace un llamado al Gobierno “a otorgar prioridad a esta cuestión y a obrar por la corrección de las disfunciones administrativas, buscando las competencias cualificadas, tanto a escala regional como local, para relevar los desafíos de esta nueva etapa”. En otras palabras el Rey plantea que hay que atacar la corrupción (“disfunciones administrativas”), y manifiesta que la responsabilidad es compartida pues se ha alcanzado una etapa en que no se aceptan más errores hallando las soluciones que permitan la grandes del país.

Por último, Mohamed VI manifestó que es necesario sacar enseñanzas de los errores cometidos y permitir que el pueblo sea consciente de los cambios que se avecinan participando en los profundamente, en especial la juventud.

e-mail: conchamh@gmail.com

        

        

Show More

Related Articles

Close
Close