“Muhammad o Cultura de Tolerancia” de Said Jedidi Hoy: capítulo XVIII JESÚS EN EL ISLAM

0
Libro Said Jedidi

 

Said Jedidi
Said Jedidi es periodista y escritor

El Mensajero y sus seguidores creen en lo que le fue revelado por su Señor. Todos creen en Allah, en Sus Ángeles, en Sus Libros y en Sus Mensajeros. No hacemos diferencia entre ninguno de Sus Mensajeros. Y dicen: Oímos y obedecemos. Perdónanos Señor nuestro, pues ciertamente a Ti volveremos”  (Al Bakara, La Vaca, versículo 285).

A los musulmanes, nuestra religión nos obliga a creer y no olvidar nunca el mensaje de Jesús, hijo de Maria y recordar siempre a este profeta de Allah, Exaltado Sea, con amor y veneración.
De hecho, el Corán y la Sunna del Profeta Muhammad (SAS) han transmitido la más clara y la más pura imagen de Jesús a todos los musulmanes que representamos un cuarto de la humanidad.
La imagen islámica acerca de Jesús está situada entre dos extremos. Los judíos, que rechazaron a Jesús como profeta de Dios. Por otra parte, los cristianos le consideran como Hijo de Dios y le adoran como tal. El Islam considera a Jesús como uno de los grandes profetas de Dios, y le respetan igual que a Abraham, Moisés y Muhammad. Esto está en perfecta coherencia con el punto de vista islámico acerca de la Unicidad de Dios, de Su divina guía y del papel complementario de los subsiguientes mensajes de Sus Enviados.
De este modo, seria legítimo preguntarse: ¿No fue el Profeta Muhammad (SAS) quien comprendió o amó más a Jesús? O lo que es igual: ¿ Quien hubiera podido y podría comprender mejor y amar más a Jesús que Muhammad (SAS) esclarecido por el espíritu devino, purificado del fanatismo de los adoradores de hombres alejado del odio y de la malevolencia de los detractores.
Aunque el Corán no presenta un relato detallado de la vida de Jesús, sin embargo destaca los aspectos más importantes de su nacimiento, su misión, su ascensión al cielo, y establece algunos criterios en relación con las creencias cristianas al respecto.
El Profeta Muhammad (SAS) ha escuchado y comprendido bien el mensaje de Jesús. Se trata de un llamamiento a la espiritualidad. Un llamamiento a la dulzura, a la fraternidad que tanto necesitamos todos, tanto los musulmanes como los cristianos, los judíos y los demás.
Todas las revelaciones posteriores a Noé, Abraham, Moisés, Jesús y finalmente, Muhammad, estuvieron de acuerdo con dicho mensaje, además de cierta elaboración para definir la relación entre el hombre y Dios, el hombre y el hombre, el hombre y su entorno, con el fin de vivir de acuerdo con las instrucciones de Dios. Por lo tanto, cualquier contradicción entre las religiones reveladas se contempla en el Islam como un elemento provocado por el hombre e introducido en estas religiones. La posición de Jesús, en las tres religiones principales, Judaísmo, Cristianismo e Islam no debe ser, en absoluto, una excepción.
Jesús, sobre él la paz, ha luchado contra las potencias del mal como el excesivo amor al dinero, el egoísmo y la injusticia. Lo que nos induce a esperar que un día se escuche su palabra “Amarás a tu prójimo…”.
Por nuestra parte, los musulmanes creemos en su misión de justicia y de la paz. Paz justa, lo que representa la verdadera definición de la religión musulmana.
En efecto, el Islam asocia firmemente el mensaje de Jesús, sobre él la paz, y Muhammad (SAS).
La figura de Jesús, sobre él la paz, ha influido en toda la humanidad  independientemente de adherirse o no a una religión. Todos, de alguna manera, se ven relacionados por la presencia histórica o espiritual de Jesús, sobre él la paz.
Tanto el Islam como el cristianismo, junto al judaísmo remontan  al profeta y patriarca Abraham y los tres profetas de estas tres religiones descienden directamente de los hijos de aquél.