« Muhammad o la Cultura de Tolerancia » de Said Jedidi hoy: Capitulo XIV MOHAMMAD (SAS): UN MENSAJE UNIVERSAL

0
Argelia: austeridad variable
Said Jedidi es periodista y escrito

 Enaltecido sea Quien reveló la fuente de todo criterio [el Sagrado Corán] a Su siervo [el Profeta Muhammad], para que con él advierta a los hombres” (Al Forkan, Criterio, versículo 1).

Sin género alguno de dudas la misión del Profeta Muhammad (SAS) consistía en llamar a la gente a Allah. No obstante, a diferencia de Moisés y de Jesús, el llamamiento del Profeta Muhammad (SAS), en tanto que ultimo de los mensajeros,  se enmarcaba en la perspectiva de la unidad de las comunidades humanas y respondía a la necesidad de unión y reunión de la humanidad entera en torno a la misma religión, a las mismas enseñanzas de Allah y en torno a los mismos valores inspirados del Mensaje divino y al mismo modelo de conducta a fin de evitar las disparidades y los extravíos, inherentes a ocasionar una pluralidad de mensajes anacrónicos y sin origen.
Contrariamente a los mensajeros de Allah, Exaltado sea, que le precedieron, el Profeta Muhammad (SAS) ha venido con un mensaje completo e universal. Allah, el Omnisapiente Ha Querido que el ultimo mensaje sea intacto y que el ultimo Mensajero sea un guía y un modelo para toda la humanidad, para todas las categorías sociales y en todos los tiempos.
En efecto, el Islam no era un mensaje circunstancial limitado a una generación o a un grupo determinado, sino un mensaje universal destinado a todos los seres humanos. Es decir, que el Islam no estaba reservado exclusivamente a un país, a una región particular o a un periodo dado.
Debido a lo cual, la vida del Profeta Muhammad (SAS) estaba pletórica de acontecimientos para servir de ejemplo a todo el mundo en todas las épocas y tiempos y en todas circunstancias.
La conducta del Mensajero de Allah (SAS) era la ilustración misma del sacrificio, de la piedad, de la devoción y de amor a Allah, el Misericordioso.
Los seres humanos necesitan un guía de la misma naturaleza que ellos, que tuviera la misma proclividad e inclinación naturales, las mismas necesidades, la misma fuerza e incluso las mismas debilidades que ellos.
De tal modo que la gente no encuentra ninguna dificultad en seguir e imitar a sus profetas y sus mensajeros.
El objetivo del mensaje del Islam consiste en la purificación de las almas a través del conocimiento de Allah, Exaltado Sea y por su adoración, el refuerzo de los vínculos humanos y su establecimiento sobre la base del amor, compasión, fraternidad, igualdad y justicia con vistas a garantizar al ser humano una vida digna, decente y feliz.
Todo esto va en par con los instintos, de conformidad con los espíritus y adaptándose al progreso en todos los tiempos en todas partes.
De hecho, el Profeta Muhammad (SAS) era/es el mejor modelo del imam y del guía espiritual para los creyentes.
Sus sermones no se basaban nunca en el rencor y el odio. Cuando dirimía disputas entre creyentes, encontraba siempre la solución más favorable y más idónea para todos.
Era paciente con los ignorantes y no se excedía nunca en el rigor, su bondad no estaba nunca motivada por intereses terrenales. Su fidelidad y su transparencia en transmitir la Palabra de Allah, Todopoderoso sin alterarla, eran y siguen siendo el mejor ejemplo para todos aquellos que tienen actualmente a su cargo la responsabilidad de  dirigir, orientar o de predicar.
Cuando enviaba a sus mensajeros a tierras lejanas, les instaba a respetar las costumbres locales y a evitar sensacionalismos, inherentes a desembocar en escándalos.
Buscaba el mutuo conocimiento y el diálogo, en nombre de Allah, Exaltado Sea, con los fieles de otros credos, especialmente  con la gente del Libro.
Dondequiera que se iba, era reconocido por su generosidad e integridad. Hablaba con cada uno con el lenguaje que comprendía o que podía comprender, evitando en todo momento la soberbia y la arrogancia.
En toda situación o circunstancia estaba seguro de encontrarse en presencia de Allah, el Altísimo.
La visión universal del Islam se basa en la paz, fraternidad, tolerancia y armonía social. Se dirige a toda la humanidad y no solo a los musulmanes. El Mensaje del Islam atraviesa épocas y tiempos y está orientado hacia la universalidad.