Cronica desde TindufFeatured

Mundial 2018 en los campamentos de Tindouf “Marruecos y no me conformo con menos”

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis

Los que conozco en la cúpula del Frente ya caso no contestan. Peor aún: no les gusta que se les preguntara.  La desilusión ha alcanzado una proporción realmente alarmante entre los dirigentes de la banda. La gente quiere saber. Que vuelva mañana. Por ahora no hay respuestas a la actual desbandad. La única respuesta-enigma es “Argelia nos ha prometido”. Argelia sigue prometiendo. Argelia promete desde hace 43 años y los únicos que encuentran su agosto en esta falsa” causa” son los miembros de la cúpula argelinizados hasta los huesos.
Sin un aparato de detección de tristeza o de alegría no es fácil detectar los sentimientos de la gente. En estos campamentos, decir que la gente sigue de cerca la evolución de la selección de Marruecos en el Mundial sería un secreto de Polichinela. Ironía del destino: hasta algunos elementos de la cúpula de la banda, según fuentes concordantes, están cuerpo y alma con la selección de Marruecos. Sin embargo, los robots, que es como llamamos aquí a los impregna dos por el odio y el rencor hacia su país, Marruecos, siguen sus rondas para detectar a los simpatizantes del equipo marroquí. Un crimen de lesa majestad.
Pese a todos los pesares, la gente comenta, habla, discute, analiza… desea y espera.
La selección marroquí no ha dejado aquí en estos campamentos a nadie indiferente. Y es que la gente cree que tiene una selección y que está representada en Rusia en este certamen futbolístico mundial: Marruecos.
Desde ahora en adelante ni Argelia ni sus agentes del Polisario van a poder reprimir los sentimientos nacionales de la gente: “Marruecos y no me conformo con menos”.

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page