CrónicasFeaturedMarruecos, esta mañana

Mundial: los Leones del Atlas deslumbraron, la hinchada maravilló Por Abdelkader El HAJJAJI (Map)

Impulsados ​​por un público ferviente, que asumió con brillantez su papel de jugador número 12, los Leones del Atlas lograron el rendimiento esperado al vencer el domingo a los belgas por 2 goles a 0, en su segunda aparición en la Copa del Mundo de Catar.

Fue en un ambiente festivo como los seguidores marroquíes, de todas las edades y géneros, y vestidos con las camisetas de la selección nacional, comenzaron a llegar al estadio Al Thumama. Ondeando banderas marroquíes y armados con instrumentos musicales y de percusión, la afición de la Selección había preparado todo para llevar a los Leones a darlo todo en este crucial encuentro.

« Dima Maghrib », « Viva Marruecos », « Jibouha Ya Loulad » y muchos otros cantos de estadio coreados por los marroquíes y sus hermanos árabes, que para la ocasión entrenaron su lengua para pronunciar bien el dialecto marroquí y animaron a los Leones del Atlas a superar sus adversarios de la época, los Diablos Rojos.

Media hora antes del inicio del partido, el estadio ya estaba repleto, principalmente de marroquíes así como de ciudadanos árabes que se unieron a ellos como parte de una alianza de apoyo a las selecciones árabes que participan en la Copa del Mundo. La entrada al estadio de los jugadores marroquíes para el calentamiento provocó una auténtica explosión de cánticos y consignas aprendidas de memoria por la afición leonesa, que casi transforma el monumental estadio de Al Thumama en el estadio Mohammed V de Casablanca o el estadio Moulay Abdellah de Rabat. Asombrados por esta más que calurosa acogida, los integrantes de la selección nacional se dieron a la tarea de saludar al público prometiéndoles su presencia.

La fiesta llegó a su punto àlgido cuando el himno nacional de Marruecos fue cantado con fervor por la mayoría del público, mientras que el himno nacional belga tuvo todo el respeto que requiere este tipo de encuentro y evento mundial.

Desde el saque inicial, los jugadores no se perdieron el encuentro y cumplieron su palabra al realizar una actuación excepcional, mostrando madurez táctica y entrega física, llegando incluso a marcar un gol al final de la primera parte que fue anulado. por el VAR.

A la vuelta del vestuario, los Leones del Atlas se mostraban más decididos, mientras que los Diablos Rojos parecían conformarse con el punto del empate que les hubiera acercado a la segunda vuelta.

En un golpe de genialidad, el seleccionador nacional Walid Regragui incorporó a Boukhlal y Sabiri. 5 minutos le bastaron a este último para « tajar » a la defensa belga al marcar un gol en un magnífico tiro libre, dando la ventaja a los Leones en el 73′.

La victoria se selló entonces con una acción magistral del hombre del partido Hakim Ziyech, que regateó y ofreció un pase decisivo al otro suplente, Aboukhlal, autor del segundo gol que incendió la grada y todas las ciudades marroquíes.

Más allá del fútbol, ​​la excepción marroquí quedó ilustrada en la iniciativa de la afición marroquí, que, por segunda vez consecutiva, insistió en limpiar las gradas antes de abandonar el estadio Al Thumama.

Los Leones deslumbraron y la afición maravilló y la velada será sin duda más larga en Doha, en las ciudades marroquíes y en las principales capitales mundiales, a la espera de la celebración mayor, la de la clasificación. Map

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page