CrónicasFeaturedVela en la obscuridad

Nada mejor que tus propias uñas, puede rascar tu piel Ahmed Elamraoui

Reflexión

 

El pánico que sembró el corona virus (fuese como fuese su origen), en todo el mundo va a empujar a los  sensatas a dedicar más tiempo (más aun que antaño) a la investigación y la ciencia, que a otra cosa. Eso es lo normal porque es la única salida que tienen a disposición.

Pero hay otra zona en el mundo que va desde décadas en paralelo con la naturaleza de las cosas y en paralelo con el proceso de la historia: esta zona es la zona árabe.

Paradójicamente, es zona duerme sobre una fortuna de bienes muy grande: petróleo, gas natural,  dinero y otras cosas más. Los gobernantes en esos países se permitieron el lujo de tenerlo todo en sus  propias manos,  mientras que los pueblos están buscando soluciones individuales para sacar sus vidas (y nada más) adelante. Y cuando las sociedades sensatas dedicaban todo para poner los pilares del desarrollo y del progreso, nuestros países vivían el dilema de la gobernanza y la venganza.

Eso sí, para mantener el pueblo distraído y lejos de la cultura de la propia voluntad, la autodeterminación y la autosuficiencia, esos mandatarios crearon otro sistema cultural basado en la diversión y más diversión.  Y sin embargo las enfermedades psicológicas devoran a los jóvenes.

¿Acaso lo que faltaba es el futbol? o ¿acaso Lo que faltaba es organizar las fiestas donde se malversa muchísimo dinero? o ¿tal vez la solución está en la danza del vientre?

Es casi una regla ahora entre los jóvenes de esos países: donde hay una muchedumbre tiene que circular la droga, sino a esos les faltara hombría.

Ese dinero dedicado a este tipo de diversión era mejor aprovecharlo en construir escuelas y colegios para que los jóvenes estudiaran, era mejor dedicarlo a construir hospitales para curar a los enfermos, como en estas circunstancias de epidemias.

En los países de muchísimo dinero (como el arroz), ninguna universidad o facultad figura entre las mejores del mundo. ¿Cómo van a tener médicos y material para trabajar? ¿Cómo van a descubrir el virus, y producir vacunaciones para casa y para la humanidad?

Pues la solución (para ellos) está hecha y lista: traerlo todo desde fuera.

  • ¿Y vosotros que hacéis?

  • No tenemos tiempo para eso, tío, que esta tarde juega el Real y El barca.

Es verdad lo que se dijo en viejos y lejanos tiempos: nada mejor que tus propias uñas puede rascar tu piel, entonces empéñate tu mismo (en persona) en hacer tus asuntos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page