En voz altaFeatured

Netanyahou y sus extravagantes ilusiones: «Crime minister»

Lo que son realmente

Said Jedidi es periodista y escritor. Director de ingfomarruecos.ma y de conacebntomarroqui.blogspot y embajador de la Paz por el Circulo Universal de Embajadores de la Paz (Suecia/Francia)

Justo cuando el criminal de guerra Benyamin Netanyahu hacía planes para el futuro de Gaza bajo tutela sionista, Tel Aviv y los ilegales asentamientos israelíes en los arrabales de Gaza fueron blanco de una lluvia de misiles. Los misiles de Hamas coincidieron también con las declaraciones terroristas del ministro israelí de finanzas Bezalel Smotrich, quien proponía reducir el número de árabes en la Franja de Gaza. Según el ministro, si en el enclave palestino vivieran unas 200.000 personas en lugar de dos millones, Israel podría obtener el control del territorio.

Todo esto coincidió con la opinión casi unánime de que, con su activa participación en el genocidio del pueblo palestino, el presidente de Estados Unidos ha asesinado la democracia, sus valores morales y éticos, y la esperanza de un mañana mejor. La aún fresca ida del 2023 se gravará en la historia como el año en que Estados Unidos y su gendarme (o lo contrario) han intentado infructuosamente y escandalosamente exterminar un pueblo mil veces más milenario que los dos.

La historia, la política y la geopolítica no se elaboran según el humor y las alucinaciones de un mandatario, por más presidente de una potencia que sea. El curso de los acontecimientos en Gaza lo está demostrando, y el futuro electoral en Estados Unidos, parachoque de la monstruosa agresión israelí contra Gaza y los palestinos, lo corroborará. En este crítico momento, la comunidad internacional está llamada a actuar, a poner fin a la violencia y trabajar hacia una solución justa y duradera para el conflicto en la región.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page