FeaturedMarruecos, Aquí, Ahora

Nosotros los ópticos Un combate desleal

 

Muchos marroquíes saben que, desde hace meses, para reivindicar lo que es nuestro inalienable derecho, organizamos sentadas que conllevan, evidentemente el cierre (miércoles) de nuestras ópticas.

Tampoco hay quien pueda ignorar que nadie nos protege. Las gafas (ópticas y de sol) se venden hasta en la playa y no hablemos de que se ha convertido en la profesión predilecta de los subsaharianos en las aceras de las ciudades y localidades de Marruecos. Nadie hace nada para evitarlo a pesar de que pagamos tasas e impuestos.

No. Nadie nos protege. Peor aún: ahora resulta que, con leyes en la mano y el derecho en el bolsillo tratan de convertirnos como estos subsaharianos en simples “gaferos” con la diferencia de que nosotros, los ópticos tenemos un diploma, anos de estudios y y local y los requisitos administrativos para ello, entre ellos una autorización de la secretaria general del gobierno.

Desleal combate porque cierta prensa con una flagrante geometría variable, sin conocer el expediente, viola la deontología de la prensa y los principios éticos que rigen la profesión “defendiendo” o “apoyando” a la parte que busca despojar a los ópticos de sus derechos más elementales.

Es injusto…

Show More

Related Articles

Close
Close