CrónicasFeaturedVela en la obscuridad

Nuestro compromiso decide por todos Sara Kassir

Reflexiones

Sara Kassir: redactora WEB, traductora e interprete
(ar/fr/esp/ang)

Cada día, la situación epidemiológica nacional, causada por la propagación de la Covid-19, va de mal en peor. Las principales urbes del Reino están cargando continuamente con un balance cada vez más aterrador y la responsabilidad es principalmente compartida.

¿Quién diría que después de cinco meses de haber detectado el primer caso afectado por el Coronavirus en Marruecos, la situación podría empeorarse ahora? Ahora, justo cuando la economía del país se prepara para lanzarse, con un buen plan de restructuración, lanzado por SM el Rey para darle vida a lo que estaba a punto de morir o que ya murió.

Los planes de recuperación económica y social que entrarán en vigor en los próximos meses no tendrán cabida en una sociedad cuyos componentes no se muestran unidos ante lo que más les concierne, es decir: su salud y su bienestar duradero. Su unión es requerida hoy más que nunca, con tal de parar esta hemorragia lo ante posible, y seguir con nuestros planes de desarrollo más edificantes.

Lo que se nota a la legua en nuestra sociedad (en Casablanca particularmente) es que gran parte de los ciudadanos ya dejó de creer en la gravedad de la situación sanitaria actual, lo cual le condujo a adaptarse al cambio, pero dejando de lado el respeto total de las medidas implementadas por las autoridades competentes.

El uso de la mascarilla pasó de ser una obligación a un lujo. Para comprobarlo, bastaría con echarle un vistazo a las tiendas que adornan sus escaparates con conjuntos colorados de cubrebocas, de todas las telas y colores, como si se trataría de sacar provecho de una situación crítica, para comercializar unos ciertos productos. Lo peor de todo esto no es la puesta en venta de tales productos, sino el comportamiento de los compradores entre los ciudadanos marroquíes que, en vez de conformarse con un uso rígido y continuo de la mascarilla, se esmeran en buscar la que más se adapte a una situación determinada, luciéndola orgullosamente mientras miles de personas mueren diariamente a causa del virus planetario.

Por su parte, las autoridades comparten una parte de responsabilidad en lo que se refiere a la negligencia de los ciudadanos y su indiferencia ante el respeto de las medidas de seguridad impuestas, y esto se puede resumir en el simple hecho de abrirle el paso a la vuelta “normal” a la vida diaria, permitiendo que muchos salten las precauciones, y esto incluso durante el confinamiento, lo que causó una alza brusca de los contaminados por el virus de la Covid-19.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page