Antes de olvidarFeatured

Nuestro mundo: Los que sancionan y los sancionados

Saber y no saber

Al Presidente Trump parece que no le agradan mucho los que sí pueden resistir “màs de dos semanas” sin su protección.

Con ellos su arma es la guerra económica. Es decir: sanciones a diestro y siniestro… sanciones a derecha y izquierda… sanciones contra todo quien se atreva a pensar en voz alta y no permitir que se piense en su lugar.

Los hay incluso que creen, que, a este ritmo, dentro de poco el inquilino de la Casa Blanca anunciara su paraíso y su Infierno que, de cierta forma, ya los tiene cuando cataloga a países soberanos e independientes.

Me pregunto si los electores estadounidenses le han mandatado a obrar tan injustamente. Aunque el derecho a veto lo explica todo, servidor siente una irresistible tentación de preguntarse ¿Cuántos americanos están de acuerdo con él? Difícil de averiguarlo. La única manera es esperar las próximas elecciones.

Ante él está el Congreso, símbolo de la democracia estadounidense que, entre coletazo y coletazo da otro coletazo, sin poder ni reducir el número de las victimas del presidente ni hacer algo para que el mundo siga admirando a Estados Unidos.

Pero, entre presidente, congreso y pueblo sin esfuerzo alguno puedes deducir la triste realidad: un presidente que pide a un rey dinero porque…. Lo tiene y porque “sin su protección no resistiría dos semanas”.

Lo peor es que ni huno desmentido ni hubo reacción a tan humillante actitud. Por ello no sería desmesuradamente exagerado ni miope afirmar que Míster Trump sabe lo que dice o lo que hace.

Show More

Related Articles

Close
Close