CrónicasFeaturedTú, por ejemplo

Nuestros lectores opinan: Ingenuidad, Bakero Idrissi

Sahara marroqui

 Sinceramente no entiendo la continua y permanente ingenuidad de los países que siguen el juego de la mentira y pura mendicidad de la fantasmagórica « rasd », que sigue chupando las ayudas y mamando las tetas de la UE como si fuese una vaca lechera, a expensas de sus habitantes que se lo curran para ganársela vida, sobre todo en estas difíciles circunstancias del Covid-19, que puso patas arriba a la economía mundial. Si Argelia, como país inventor, creador, protector y defensor, administrador, suministrador, gestor, mentor, padrino y madrino,… del Polisario gasta con extraordinaria generosidad millones de dólares para dejar en pie, i de rodillas, según donde se mire, al Polisario y a sus « dirigentes », haciéndose cargo de todos los gastos que ve necesarios para la compra de armamento (con lo que cuesta), en asegurar la buena vida a los « sin tierra », allá donde estén (mansiones, hoteles, viajes y desplazamientos por todo el mundo), con todo incluido, con sus « embajadas », y con lo que cuestan a las finanzas argelinas, en distribuir billetes a diestras y siniestras a cualquiera de esos vagabundos, que responde a los llamamientos de « sitin, o manifestación, o concentración en muchas ciudades del mundo, a cambio de unas cantidades de dinero que incluyen transporte comida alojamiento y « propina », hasta para aquéllos que ni saben por qué ni les importa con tal de darse un paseo y hacer turismo gratis por las ciudades de Europa. ¡Todos esos gastos, más los que no se ven y no se desvelan, serían más que suficientes para asegurar una vida digna con todas las necesidades de los «huéspedes especiales de Tinduf»!!! ¿Por qué se dejan a esas pobres personas vivir en condiciones precarias sin nada, mientras se gastan millones y millones, desde hace muchas décadas, en armas, municiones, camiones y vehículos de guerra y tanques, que terminarán oxidados??? Algún día alguien tendría que hacer prueba de sensatez y cordura para cortar el grifo de las supuestas « ayudas » al « pueblo saharaui », y dejar que los militares argelinos asuman la responsabilidad de saber acoger y alimentar a sus dóciles rebaños… y poner fin a esa mentira y a ese robo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page