América LatinaCrónicasFeatured

NUEVOS TRATAMIENTOS PARA COMBATIR PANDEMIAS VIRALES Dr. Mario H. Concha Vergara, PhD. – Docente – Chile

Tribuna infomarruecos.ma

Dr. Mario H. Concha Vergara PhD, Docente de TEW Chile

En Chile algunas clínicas y médicos están usando la Ivermectina[1] para combatir el Covid-19. La ivermectina se utilizó con éxito in vitro para el tratamiento del SARS-CoV-2 en células infectadas experimentalmente, y dos publicaciones sobre estudios clínicos observacionales informaron la aparente utilidad de esta medicina para tratar pacientes con COVID-19 que requirieron ventilación mecánica. Pero, ninguno de estos estudios fue revisado por pares ni publicado formalmente y uno de ellos fue retirado posteriormente, lo cual pone en duda la efectividad del medicamento

Por otro lado, se cree que las bacterias podrían ser la clave para la curación del COVID-19 de acuerdo con el Instituto de Ciencia Weizmann de Israel que ha identifico las moléculas que producen las bacterias para protegerse cuando están siendo atacadas por algún virus. Este descubrimiento se compara al de los antibióticos, según dicho instituto, señalando que “podría ser la clave para la creación de medicamentos que curen varios virus, tal vez también el coronavirus”.

 Un laboratorio israelí, Pantheon Biosciences, ha comprado los derechos para desarrollar una medicación antiviral a partir de este descubrimiento del Instituto de Ciencia Weizmann, después que la investigación fuera publicada en la revista científica Nature que informaba que las moléculas, también pueden ser creadas artificialmente, teniendo gran  capacidad de luchar contra los virus si son introducidas en células humanas infectadas.

Para probar esto, dijo Rotem Sorek, director del departamento de Genética Molecular de Weizmann, se está poniendo a prueba la teoría en tejido humano. Asegurarando que este descubrimiento podría ayudar a crear tratamientos que curen diferentes virus. “Y tal vez ofrecer una solución para la próxima pandemia o, incluso, para esta”.

Al ser consultado por la prensa, Sorek manifestó: “Descubrimos que algunas bacterias generan moléculas antivirales que las ayudan a combatir los fagos (virus que infectan a las bacterias). Estas moléculas inhiben la replicación del material genético viral, que es una maquinaria muy básica en la biología del virus. Creemos que estas moléculas también deberían funcionar contra algunos virus que infectan a los humanos y, si lo hacen, podrían usarse como medicamentos para curar la infección viral”

Los antibióticos tienen paralelismo con este descubrimiento al saberse que en las bacterias y en los hongos se encuentran compuestos que son capaces de matar o frenar infecciones bacterianas, sabiéndose también que las bacterias tienen sistemas inmunes muy sofisticados a pesar de su tamaño microscópico. El equipo de Sorek descubrió que la viperina, que es  una enzima del sistema inmune de los mamíferos, también es parte del sistema inmune de las bacterias.

En el  caso de la ivermectina, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) compiló una base de datos de evidencia de posibles terapias para la COVID-19, para la cual se realizó una revisión rápida de todos los estudios humanos in vitro (laboratorio) e in vivo (clínicos) de COVID-19 publicados de enero a mayo del 2020. Concluyendo que la ivermectina presenta un elevado riesgo de sesgo, muy poca certeza de la evidencia y que la evidencia existente es insuficiente para llegar a una conclusión sobre sus beneficios y sus daños.

En Chile el doctor Sebastián Ugarte, quien es Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos de la Clínica Indisa, detalló lo siguiente sobre una investigación que se está haciendo en el país con ivermectina: “Lo que hemos visto y observado es que hasta el día de hoy, en análisis interinos, vamos en 82 pacientes que hemos ido analizando y a las 48 horas chequeamos con una PCR para ver qué resulta, descubriendo que en el 94% la PCR se ha vuelto negativa”.

Sin embargo, dado que los estudios en este caso tienen muy poco tiempo y muy pocos pacientes, no es posible oficializar la información en un documento con respaldos científicos debido a lo incipiente del análisis; no es certero confirmar que sus efectos son totalmente positivos y no debieran acarrear daños secundarios.

Regresando al estudio israelita creemos que “A mucha gente le sorprende que los virus ataquen a las bacterias y que las bacterias tengan sus propios sistemas de defensa”, dijo Sorek. Añadiendo, “Y hemos descubierto que una de las maneras en las que las bacterias se defienden contra los virus es haciendo que su viperina produzca componentes antivirales, que son pequeñas moléculas que impiden que el virus se multiplique dentro de la bacteria”.

El equipo señaló que el mecanismo que impide que el virus se replique podría también impedir la reproducción de los virus que afectan a los humanos. “Es algo que aún no está comprobado, pero lo estamos testando en estos momentos”, señaló Sorek.

Esto nos demuestra que no solo las vacunas son de interés científico en estos momentos. El Covid-19 está abriendo las puertas para que los científicos de la salud investiguen arduamente sobre medicinas ya existentes y de estudios sobre el uso de las bacterias para atacar  los virus como lo hace, por ejemplo la penicilina y otros antibióticos. Lo importante de todo esto es que después de esta pandemia el mundo avanzará grandemente en términos de control de la salud pública.

e-mail: conchamh@gmail.com

[1] La ivermectina es un medicamento formado por una mezcla 80:20 de avermectina B1a y B1b. Las avermectinas son derivados macrocíclicos de la lactona producidas por la actinobacteria Streptomyces avermitilis.​​ Utilizado entre otros para la pediculosis, enfermedades tropicales, dengue, fiebre amarilla y sarna; desde la Sociedad Chilena de Infectología señalan que aún faltan estudios acabados sobre su efectividad, y su administración no está exenta de riesgos.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page