CrónicasEn voz altaFeatured

Omar Hilale: « Entre Rabat y Tel Aviv se trata de una reconexión , no de normalización »

Puntualización

 El Embajador Representante Permanente de Marruecos ante la ONU, Omar Hilale, evocó al papel del judaísmo en la historia de Marruecos, a la convivencia natural entre musulmanes y judíos marroquíes, pero también a la evolución reciente de las relaciones entre Marruecos e Israel.

Para el diplomático, este nuevo impulso dado a las relaciones marroquí-israelíes, en particular la visita el pasado diciembre de una delegación estadounidense e israelí a Marruecos y la decisión de reabrir oficinas de enlace en el Reino y en Israel, “demuestra que esta la nueva dinámica no debe calificarse como « normalización », sino más bien como reconexión ”.

Hablando en una entrevista virtual bajo el tema « Israel y Marruecos se reconectan », organizada y moderada por el rabino Arthur Schneier de la Sinagoga Park East en Nueva York, Hilale recordó que « hoy, la gran mayoría de Los judíos marroquíes viven en Israel, donde constituyen la segunda mayor comunidad judía, con una población de alrededor de un millón « , activos en campos tan diversos como la televisión, el teatro, la literatura, la canción, la poesía y el cine, al mismo tiempo un tercio de los miembros del gobierno israelí es de origen marroquí.

« Estamos orgullosos de contar con una comunidad judía marroquí que se ha mantenido fiel y apegada a Marruecos y sus reyes a lo largo de los años », dijo, recordando al respecto una palabra, tan sabia como famosa, de el difunto Hassan II que dijo que “cuando un judío (marroquí) emigra, Marruecos pierde un ciudadano, pero gana un embajador”. Respecto a esta reconexión, según califica, Omar Hilale consideró que la reapertura de las oficinas de enlace diplomático constituye una oportunidad para consolidar una relación diplomática que existe desde hace muchos años, y marca una visión global para construir la cooperación económica y la relación bilateral dinámica e innovadora en los campos de comercio, finanzas, tecnología de la información, aviación civil, turismo, agua y agricultura, seguridad alimentaria, energía, deportes y muchas otras áreas.

 Volviendo a la convivencia entre musulmanes y judíos que siempre ha marcado a la sociedad marroquí, el diplomático destacó la vocación distintiva del Reino como tierra de entremezclado de religiones, culturas y pueblos, a favor de una visión real que se ocupa de la preservación del patrimonio judío y el patrimonio cultural de Marruecos y la convivencia natural entre musulmanes y judíos marroquíes.

Para él, “esta excepcional historia de convivencia es la razón por la que Marruecos alberga la mayor comunidad judía del mundo musulmán. Muestra, así, cómo musulmanes y judíos marroquíes disfrutaron de una paz natural, una convivencia armoniosa que históricamente está anclada en el ADN y la identidad colectiva marroquí ”.

El rey Mohammed VI, continuó, ha insistido en repetidas ocasiones en la necesidad de condenar el antisemitismo, de inculcar los valores de la tolerancia y la convivencia religiosa en la sociedad marroquí y de extraer lecciones de ella al tiempo que enfatiza el papel central de la educación como « la base del alma de los marroquíes ». En este sentido, se refirió a las diversas iniciativas y medidas puestas en marcha por el Rey para la preservación de la herencia e identidad judía de Marruecos, como la rehabilitación de cementerios, barrios y sinagogas judíos en Marruecos, o incluso la inauguración de « Bayt Dakira » y reforma del plan de estudios educativo para incluir la enseñanza de la cultura judía y la historia de Marruecos.

El preámbulo de la Constitución marroquí de 2011 reconoce el papel del judaísmo en la historia del Reino y da fe de que el componente hebreo es parte de los afluentes de la identidad nacional, recordó. MAP

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page