Cronica desde TindufCrónicasFeatured

ONU/Peticionarios: Cuando no existían aun ni el Polisario ni su mentor argelino

Sahara marroqui: Lo esencial y lo accesorio

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

 Son tiempos de las folclóricas sesiones de la Cuarta Comisión de la ONU. Una ocasión para el Argelia y su Polisario de hacer la promoción circunstancial de su impostura que no convence a nadie.

Para el Sahara marroquí ya son 61 años de citas anuales. Presentación, testimonios y “vuelva Usted el año próximo”. Desde hace 61 años. Es decir, cuando aún no existía, no solo el Polisario, sino tampoco su padrino y su diseñador: Argelia. Después del norte de Marruecos, Sidi Ifni y Tarfaya Marruecos reclamaba la recuperación de sus provincias sahrauies.

Misma ceremonia, misma inutilidad, misma pérdida de tiempo y diferentes actores, según los tiempos y según los antojos de los que crean causas.

En los archivos de este Comité de descolonización hay mil pruebas de que lo que se busca es la forma y no el fondo.

De España/Marruecos se ha pasado a Marruecos/Argelia y su apéndice polisarista.

¿Y qué? Sigamos la corriente que es la mejor manera de llegar. ¿Por qué privar a los secuestrados en el gulag argelino de Tinduf de un calmante anual, aunque sirva de pretexto para algunos de malversar la ayuda humanitaria y compartir con sus mentores los ingresos de su venta en países vecinos?

Las ediciones se repiten y en todo se parecen. ¿Quién se acuerda de lo que se dijo el año pasado en la Cuarta Comisión de la ONU?

La historia, la verdadera nos dice que el difunto Hay Brika Zeruali era, uno de los últimos (el último en Marruecos) peticionarios (Petitioner), que Naciones Unidas había decretado a comienzos de los años 60 para escuchar las versiones de la potencia colonial (España) y los que estaban a su servicio y del país que reivindicaba sus derechos históricos sobre su territorio saharaui (Marruecos) y sus ciudadanos del Sahara.

Total, en la biblioteca del difunto Brika Zaruali hay decenas de irrefutables y difícilmente manipulables pruebas de la marroquinidad del Sahara Occidental que nadie ha consultado o ha necesitado consultar.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page