América LatinaFeatured

OPINIÓN: ¿Cuánto cuesta liberar a Venezuela? Dr. Mario H. Concha Vergara, Ph.D. Director de la Corporación Olof Palme-Chile

Venezuela se transformó en un negocio para las grandes potencias y Cuba…

La dictadura venezolana iniciada hace 20 años por el Teniente Coronel Hugo Chávez Frías muerto en Cuba el 2013 de un cáncer mal tratado, según algunas opiniones médicas, fue sucedida porel ex ministro de Relaciones Exteriores, y ex Vicepresidente Nicolás Maduro, quien de chofer de autobús, pasó a mozo de Chávez hasta trepar a las grandes posiciones que este le entregó.

Maduro fue elegido presidente por petición de Chávez antes de morir en 2013. Luego en fraudulentas elecciones con un Tribunal Electoral dejado por Chávez y sin representación de la oposición, fue reelegido desde 2019 hasta 2025, la oposición con amplia mayoría parlamentaria denunció el fraude efectuado por el PSUV (Partido Socialista Unificado de Venezuela) y acordó elegir a Juan Guaidó el joven Presidente de la Asamblea Nacional como Presidente Interino de Venezuela desconociendo a Maduro como Presidente por considerarlo ilegítimo.

Maduro, para anular las decisiones de la Asamblea Nacional creó, respaldado por su propia interpretación de la Constitución del país una Asamblea Nacional Constituyente con amplios poderes a la que obligó a anular las decisiones de la Asamblea Nacional legítima y, además, nombró en 2017 a integrantes (magistrados) de dicho Tribunal con poderes sobre el verdadero Tribunal que había sido elegido por la Asamblea Nacional legítima cuyos miembros tuvieron que salir a exilio por persecución con órdenes de detención en contra de ellos. Los Magistrados ilegales crearon en definitiva un nuevo Tribunal que por órdenes de Maduro se dedicó a encarcelar a disidentes, a opositores acusándolos de delitos inexistentes en los Códigos, por ejemplo delito de odio, el cual se basa en que no se puede criticar al Presidente. El presidente del Tribunal Supremo de Justicia es un individuo que en el pasado había sido condenado por dos asesinatos los cuales fueron ignorados por Maduro.

Con Maduro la dictadura se puso cada día más dura con un total irrespeto a los Derechos Humanos (DD.HH.) lo que le ha costado la vida a cientos de venezolanos, y el que más de 3,5 millones de personas hayan tenido que emigrar (10% de la población) y según datos de organismos de la ONU de seguir la tendencia actual se podría llegar a unos 7 millones de habitantes, esto está creando serios problemas a los países latinoamericanos. Sabido es que en Venezuela no hay alimentos, medicinas, ni agua potable ni luz eléctrica lo cual crea serios problemas, en especial en aquellos enfermos que requieren de máquinas para sobrevivir, por ejemplo los enfermos renales, los niños en incubadoras, etcétera.

Se creó un grupo de países democráticos llamado el Grupo de Lima para lograr un cambio de régimen en Venezuela llamando a elecciones libres, el cual ha sido ignorado por Maduro, cuyo poder actual se basa en tropas cubanas, chinas, rusas y de sus sofisticados armamentos lo cual ha sido comparado a la participación de Rusia en Cuba cuando fue el conflicto del bloqueo de EE.UU. para que la ex URSS sacara de la Isla a sus cohetes interbalísticos. Los cubanos cuentan con unos 40 mil miembros de su ejército en Venezuela, lo cual ha sido reconocido por el régimen venezolano. Los rusos, se cree, tienen unos 500 militares altamente entrenados en Venezuela. EE.UU., mientras tanto sigue sancionando al régimen con medidas económicas y hace pocos días envió a un navío de sus marina a 12,5 millas de las aguas jurisdiccionales de Venezuela para probar, seguramente, sus respuestas de alerta que se demoraron más de 5 horas en hacerse efectivas. De paso, EE.UU. avisó a las líneas aéreas y aviones privados volar por sobre 8 mil metros de altura.

Lo que es cierto es que América Latina es víctima de una nueva Guerra Fría entre EE.UU. y Rusia-China y Cuba. EE.UU. considera que América latina es aún su patio trasero y no quiere intromisión de potencias ideológicamente contrarias a ellos y, lo raro de todo esto, es que la guerra fría es entre estados con economías altamente capitalistas.

De  acuerdo a The Times Chile por el precio correcto Rusia está lista para renunciar a Venezuela; para Vladimir Putin el Primer Ministro de Rusia la cuestión de Venezuela se basa en algo geopolítico; es decir, si EE.UU. se retira de Ucrania Rusia lo haría de Venezuela. Hay que recordar que el 30 de abril marcó un cambio importante crisis venezolana. La Operación Libertad lanzada  por parte del presidente interino Juan Guaidó, la liberación de Leopoldo López y la sublevación de un grupo de militares, hizo que Nicolás Maduro estuviera a punto de abandonar el poder y tomar un avión a La Habana.

Nicolás Maduro está entre la espada y la pared. Quiso huir del país pero, según la información de los Estados Unidos, algo o alguien lo hicieron desistir de esa idea. “Los rusos le dijeron que debería quedarse”, reconoció el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo. Esto, sumado al apoyo militar de Moscú, desnuda las intenciones del Kremlin de seguir manejando los hilos de un país que está atravesando la peor crisis humanitaria de su historia.

Según un analista ruso, hacer un acuerdo con Trump sobre dejar de apoyar el régimen de Nicolás Maduro tendría que estar ligado a “una concesión igualmente significativa por parte de Estados Unidos”. Eso quiere decir que Rusia, para dejar de apoyar la dictadura venezolana, tendría que tener asegurado que EE. UU. presione a Ucrania para que “aplique plenamente los acuerdos de Minsk”[1] y así “truncaría la soberanía de Ucrania y permitiría a Moscú mantener cierto grado de control sobre las políticas de seguridad” de ese país. (The Moscow Times).

“Putin mencionó específicamente eso durante su conversación por teléfono con Trump. Retirar el apoyo militar ruso a Maduro también debe ir acompañado de la retirada de la asistencia militar de los Estados Unidos a Ucrania”, añadió el analista ruso en su artículo.

El analista ruso Vladimir Frolov  citó la supuesta intervención rusa el pasado 30 de abril cuando Maduro habría tenido todo listo para dejar Venezuela luego de que Juan Guaidó lideró un alzamiento militar. Sin embargo, según las informaciones de EE. UU., citadas por el analista, el gobierno de Putin, junto a Cuba, convenció a Maduro de que se quedara y que tenían todo controlado.

Uno de los más graves problemas del gobierno dictatorial de Venezuela es la corrupción. El país está sin electricidad ni agua debido a esto, Mercedes de Freitas directora de Transparencia Venezuela pone como ejemplo de la corrupción chavista los 37 mil millones de dólares que costaron 40 contratos firmados por el sector eléctrico venezolano en donde hubo un sobreprecio de 23 mil millones de dólares. En otras palabras en Venezuela las cifras de la corrupción son de grandes volúmenes.

Mercedes de Freitas informó también  que en varios países hay demandas que suman más  de 13 mil millones de dólares por casos de corrupción, demandas que han sido interpuestas por la Asamblea Nacional (legal) y obviamente Maduro ha desatado una persecución en contra de ella para eliminarla. Pero, eso no es todo, el Presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea ha denunciado que no menos de 300 mil millones de dólares han sido despilfarrados por los corruptos del gobierno. La manera de mantenerse en la impunidad es permanecer en el poder y es por eso es que Maduro, Cabello y sus adláteres no piensan dejar el poder.

Obviamente a Cuba le interesa la permanencia de Maduro en el poder pues reciben cientos de millones de dólares en ayuda venezolana; a Moscú le interesa mantener el gobierno dictatorial, junto a China pues desean cobrar sus inversiones en Venezuela las cuales fundamentalmente son de armamentos altamente sofisticados y ellos están cobrando con oro y petróleo.

Esperemos que las grandes potencias se pongan de acuerdo y que, como se dice en Latinoamérica, la sangre no llegue al río, una vez más. Nuestros países sólo desean vivir en paz y prosperar para sacar a sus habitantes de la aterradora pobreza.

e-mail: conchamh@gmail.com

 

[1] Minsk II es una cumbre política celebrada en Minsk el 11 de febrero de 2015, en la que los gobernantes de Ucrania, Rusia, Francia, y Alemania llegaron a un acuerdo para aliviar la guerra civil en el este de Ucrania.​​ La conferencia que llevaron a cabo, supervisada por la Organización para la Seguridad y la Cooperación .

Show More

Related Articles

Close
Close