América LatinaFeatured

Oportunidades y desafíos de la diplomacia marroquí en Panamá Por Gloria Young*

Marruecos/Panamà: analisis

Gloria Young
Ex-Embajadora de Panamà en Marruecos

La toma de posesión del presidente Nito Cortizo (se llama Laurentino Cortizo, pero él prefiere que se le diga “Nito”), estuvo acompañada por varias reuniones bilaterales con presidentes y jefes de gobierno de países amigos invitados al evento. Entre ellos, el presidente de Panamá se reunión con el jefe de gobierno de Marruecos, M. Saad Dine EL OTMANI, y su delegación, de alto nivel, conformada por: el jefe de su gabinete, M. Saad LOUDIYI, por el Consejero del jefe de gobierno, M. Mohammed DEBBI KADMIRI, el encargado de Comunicación, M. Mohammed AYADI. La delegación fue nutrida, porque también participaron de la dirección de Protocolo de la Cancilleria marroquí, M. Mountacer BOUBEKRI, los periodistas M. Samir BARKA y M. Nayib EL MOKHTAR, y el buen amigo, Mustapha MOUAHIDI.

Conociendo a los políticos y diplomáticos marroquíes como los conozco y por la experiencia de haber participado en varias bilaterales entre mi país y Marruecos, tanto en el país Alahuí como en Panamá, casi puedo asegurar que el Jefe de Gobierno no perdió la ocasión, los minutos que estuvo con el Presidente Cortizo y el nuevo canciller, para conversarle acerca del tema nacional: el Sahara marroquí. Y estoy casi segura que ni el Presidente Cortizo ni el nuevo Canciller, están anuentes al tema. El primero, porque no puede estar al tanto de todos los detalles de la política internacional de Panamá en su primer día, justo cuando está tomando posesión y el segundo, porque no es un diplomático ni conocedor exhausto de nuestra política internacional.

El nuevo Canciller fue Ministro de Comercio e Industrias durante 4 años en otro gobierno del hoy partido gobernante, Partido Revolucionario Democrático (PRD). Tiene su propia firma de abogados con otros socios. Fue Magistrado Suplente por 3 años a inicios de este siglo. Fue consejero de Comercio Exterior en la Embajada de Panamá ante los Estados Unidos a finales del siglo pasado, lo mismo que Embajador Representante Permanente de Panamá ante la Organización Mundial del Comercio y posteriormente, para esa época también, fue vice ministro de Relaciones Exteriores por un año.

Su carrera profesional ha estado íntimamente ligada a los temas comerciales, arancelarios y otros por el estilo. En otras palabras, se guiará en política internacional no comercial, por los asesores de la Cancillería, quienes en el tema de Marruecos, son pro Frente Polisario, porque aún representan los sectores más retardatarios de la izquierda dentro del PRD.

Una posición contraria a los intereses actuales de Nito para el país, quien ha nombrado a un Ministro Consejero de facilitación de la gestión pública dentro de la Cancillería, José Alejandro Rojas, porque quiere inversiones extranjeras como una inyección a la economía nacional. El Ministro Consejero tiene la misión de detectar las posibilidades de negocios, de inversión extranjera para Panamá de manera inmediata. Por lo que ese deseo al borde del absurdo, de fortalecer relaciones con un grupo que no tiene país, que no está reconocido por la ONU como una nación, que responde a la política internacional de Argelia, de hacerse con más territorios marroquíes, no tiene concordancia con el interés de fortalecer la inversión extranjera y las políticas de competitividad que tiene el presidente Cortizo. De los 125 componentes del nuevo gobierno, le ha dado una importancia especial al plan de reactivación económica, al punto de anunciar que en los próximos días, PROINVEX; que se dedica a generar proyectos de inversión extranjera dentro del Ministerio de Comercio, será reforzado y adscrito al Ministerio de Relaciones Exteriores, con el nombre de PROPANAMÁ.   

Marruecos, es un país importante de África, un país que Europa mira permanentemente por la cantidad de programas, planes, acuerdos que mantienen y que siguen generando de manera continua. Marruecos es un país que los Estados Unidos respeta y que abre oportunidades permanentes en América Latina, ya que tiene a la cooperación sur como una estrategia; una herramienta y un componente fundamental de las políticas de desarrollo del país.

Panamá lanzó en 2016 el primer Plan Nacional de Cooperación “Panamá Coopera 2030″ que representó un giro significativo y de gran proyección en la visión, los objetivos y la forma de gestionar la Cooperación Internacional para y desde Panamá. Marruecos es ese país, miembro observador de todos los foros de nuestra región. En nuestras relaciones bilaterales conmigo al frente de la Misión de Panamá en Marruecos, entendimos que nuestros países ocupan dos grandes áreas geo-estratégicas. Panamá se encuentra en el centro de las dos Américas con accesos al Pacífico y al Atlántico y un canal interoceánico ampliado.  Marruecos, es la proximidad a Europa, la cuenca mediterránea, el Atlántico a sus pies y África, con los mercados abiertos a todas las oportunidades.

Este país, poderoso exportador de fosfato, de fertilizantes, de automóviles, de cable aislado, que ha ingresado con pie firme al mercado de trajes para no knit trade, donde se encuentran entre otros pocos: China, Bangladesh, India, Italia, Alemania, Turquía, Viet Nam, es el país que los asesores trasnochados del PRD, quieren ignorar.

Pero este nuevo gobierno, ofrece oportunidades y desafíos que el gobierno marroquí no piensa desaprovechar. La vieja consigna de: “Si los invitan a ellos a la fiesta, no vamos nosotros”, quedó atrás. Los políticos y diplomáticos marroquíes entran con aplomo, serenidad y con una comprensión del concepto de historia diferente a la nuestra. Marruecos es ese país testigo de la permanencia de sus propios principios y orígenes. Al mismo tiempo, el país capaz de mutar sus vacíos sociales, económicos y políticos del protectorado y las sombras de crueldad política de los “años del plomo”, en el país moderno y también contrastante que es hoy en plena evolución. El país capaz de becar a más de 15 mil estudiantes del continente africano, del caribe y hasta de Panamá, para que estudien carreras no tradicionales que aporten al desarrollo de sus países, el país capaz de exportar una cultura del turismo inigualable, el que tiene una población aún analfabeta con cifras alarmantes, al mismo tiempo que una buena parte de su población (incluyendo taxistas), puede comunicarse en cuatro idiomas.

La delegación marroquí conoce su poder y conoce lo que puede ofrecer a un gobierno que según el presidente que se estrena, quiere llevar adelante tantos planes en poco tiempo.  Al plan “Mano a la obra” de Cortizo, le convendría tener un intercambio de experiencias con Marruecos, que construye permanentemente carreteras hasta en la cordillera del ATLAS. Carreteras bien construidas, con material de primera, con obreros que tienen una mano de obra envidiable, así como crean sus hermosas artesanías, son capaces de construir unas magníficas carreteras y llenarla de luces de colores a la entrada de las ciudades y los pequeños poblados.

Conociéndolos como los conozco… deben estar dialogando con distintos grupos, autoridades locales, personajes importantes en diversos ámbitos de desarrollo del país. Esta delegación marroquí, con el jefe de gobierno al frente, demuestra lo que es Marruecos. La visión de Estado que tiene ese país y el talento para unir su tema nacional con los diversos ejes de desarrollo del país, llegará a donde tiene que llegar. Y nosotras, claro, convencidas que el Sahara es marroquí, seguiremos trabajando con los sectores que producen opinión pública y en esa diplomacia paralela, convencida que los intercambios  culturales y la educación, son más fuertes, que las inversiones extranjeras.

Show More

Related Articles

Close
Close