En voz altaFeatured

Oriente Medio: El vals Macabro

¿Simple psicología del rumor, como solo Estados Unidos y su mentor israelí saben propagar o algo se cocina para convulsionar la región?
Lo cierto es que lo que sucede actualmente en Siria y en el Golfo no es fortuito ni
obra del azar.
Middle East Eye revelaba hace muy poco que George Nader, un empresario libanés-estadounidense condenado por pedofilia, ha organizado una cumbre entre mandatarios árabes en un yate en el Mar Rojo a finales de 2015.
¿En el 2015? Oriente Medio era otro y hasta Donald Trump aún no sonaba con convertirse con su yerno, Jarred Cushner, presidente de Estados Unidos. Siria estaba bajo la empresa terrorista, sionista-reaccionaria regional y el egipcio Sissi aún se dedicaba a encarcelar a sus oponentes interiores.
Arabia saudita, maestro de orquestra era otra. Otras sus intenciones.
 Nader se reunió en aquél misterioso yate con Mohammed ben Salmane (MBS), que era entonces el vice Príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed ben Zayed (MBZ), Príncipe heredero de Abu Dhabi, Abdel Fattah al-Sisi, Presidente egipcio, Príncipe Salman, el príncipe heredero de Bahrein y el rey Abdullah II de Jordania.
Sus respectivos estados, según Middle East Eye así como Libia, que no estuvo representada en esta cumbre secreta, formarían el núcleo de un grupo de estados pro-estadounidenses y pro-israelíes.
Desde entonces, parece que el curso de los acontecimientos ha demostrado que no se debe ni confiar ni contar con Israel y su satélite americano.
Los países del CCG (o, hasta ahora públicamente, algunos de ellos) lo han des cubierto, pero aún están bajo la empresa del chantaje y la coacción estadounidenses.
¿Hasta cuándo? Las contradicciones y contrastes internas en el Golfo han dado un giro de 180 grados a la situación, quedándose Qatar sin su gasoducto que debía llegar al puerto sirio sobre el Mediterráneo Tortus ni Arabia saudita con su canal Salman que debía atravesar el Yemen para acabar con el iraní de Hormuz.
Estados Unidos, cuyo presidente si su yerno, hubiera podido figurar entre los presidentes americanos que más respetaron sus promesas electorales, se dio cuenta y dio el portazo.
¡Otra convulsión! Esta vez trascendental por abrir las vías a nuevas y casi anti-naturales alianzas en la región en las que Damasco y su actual régimen y nadie más es mucho más importante para el Golfo que todos los países de la zona.
¿E Irán? Todo apunta hacia la posibilidad de que el nuevo enemigo es Turquía, el gendarme que debía remplazar a Israel y que tampoco ha servido.
Erdogan, político experimentado en las conspirations lo sintió venir y provocó la tormenta para mejor controlarla: Optó por el eje Ankara-Teherán Moscú.
¿Será suficiente? El tiempo se encargará de contestar, mientras tanto no va a ser fácil, desde ahora en adelante que un país apostara por Tel Aviv.
Oriente Medio ha  cambiado radicalmente.
 
 
 
 
Show More

Related Articles

Close
Close