Antes de olvidarFeatured

Oriente Medio/Paz y distensión Tiempo de atreverse

La paz de los bravos

 Comentando la reciente firma del “Llamamiento de Al Qods” firmado por el rey Mohamed VI y Su Santidad el Papa durante su reciente visita a Marruecos, la Presidenta de la Asamblea general de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa dijo creer que “la promoción del entendimiento religioso y cultural, la armonía y la cooperación es esencial para promover el mantenimiento de la agenda de paz y alcanzar los objetivos del desarrollo sostenible”.

O sea: que la iniciativa de Marruecos y de la Santa Sede trasciende, de lejos, su vocación religioso-geopolítica para abarcar la del desarrollo sostenible.

En efecto, paz es desarrollo. Paz es amor. Paz es inter-ayuda y paz es solidaridad.

Oriente Medio nunca ha conocido otra faceta que la de la guerra, el odio y la destrucción.

Hoy, por primera vez, casi todo el mundo está de acuerdo en que la ciudad Santa de Jerusalén es, como lo subrayó Miguel Ángel Moratinos Alto Representante de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, “Jerusalén es la capital mundial de las religiones y culturas, y la apropiación de esta ciudad por una u otra no traerá paz y estabilidad a la región”.

De donde para Moratinos, el “Llamamiento de Al Qods es “muy justo y relevante, en el sentido de que la Ciudad Santa no pertenece a sólo una religión o a un pueblo o cultura “.

Dicho con otras palabras:  no es el apoyo del presidente Trump y su yerno ni la hipocresía de Occidente ni la torpeza de muchos que va a traer la paz y la concordia a esta martirizada región del mundo, sino la clarividencia, el valor y la valentía de sus mandatarios para lo que el difunto preside te palestino, Yasser Arafat llamaba “Paz de los bravos”.

Por la paz y el progreso  vale la pena atreverse.

 

 

Show More

Related Articles

Close
Close