CrónicasFeaturedFin de Trayecto

“OTOÑO” Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón (Argentina)

Tribuna infomarruecos

La noche está vestida de gris, pequeñas y finísimas lágrimas caen de sus ojos, enfrían el desnudo esqueleto del sauce y yo que más de una vez temblé en los inviernos, lo miro sin su abrigo de hojas, desamparado y me contagio de su frío. La primavera no ha llegado todavía para cubrir su desnudez pensé, si quieres o puedes acompañarme, que le pidamos prestadas hojas a la laurentina y al jazmín, ellas no las pierden en otoño , podríamos hacerle un abrigo pues su cuerpo ya está un poco viejo, se siente solo, los pájaros se han amparado en las copas de los pinos. Allí sus nidos esperan los pichones, los que jugaban a la escondida en su melena enruladaEl silencio de esta noche invernal sin luna y sin estrellas lo llenan de melancolía, igual a mí cuando tú envuelves de mutismo tu teclado. Estoy feliz, ¡Felicísima! la laurentina y el jazmín me regalaron varias hojas y, hasta perfumadas flores para hacerle un sombrero al sauce, si me ayudas le haremos bufanda de jazmines, me dio trenzas largas, y un poncho de hojas de laurentina, será el sauce de la esperanza vestido de ocre, y cubierto de amor porque los pájaros volverán a guarecerse en su copaEso sí necesitaremos nuestras alas para colocarle el sombrero porque su cabellera está alta, tendremos que volar, se nos mojarán las plumas y si se ponen muy pesadas podemos venirnos abajo. ¡Qué tonta soy, si tú siempre vas hacia arriba, donde existe la fuerza de los milagros! Bueno, menos charla y más solidaridad, el sauce como tanta gente carecen de calefacción y si no lo cubrimos morirá de frío. No te equivoques amiga aunque un poco lastimado aún puedo volar. Aferrado a tu pluma imaginaria  ya salgo en búsqueda del OTOÑO especial. Sabes, AMIGA que siempre me encuentro con la diosa de la hermosura y madre del amor. Tutela de la naturaleza, del año, venus romana, afrodita de los griegos. Como el campesino desarraigando, que de un árbol cayó y dentro un túnel  le hallaron por apreció a  su belleza. Armados tus trozos, sin tus brazos, con sus imperfecciones era el prototipo de belleza escultural por su grave apostura de diosa, por el mármol lleno de vida, por el matiz de ternura que se advierte en  su mirada tranquila. Extraño ser, divina diosa emergida del mar, regálame el alma que me permite amar y volar nuevamente. Tócame con tu mano fría de mármol y tierra y LLÉVAME JUNTO A MI AMIGA a tu reino sin aire y sin cielo. Explícanos una vez más lo que es el amor. Enséñanos a amar que ya viene el otoño y encima la primavera.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page