CrónicasFeaturedLas Cosas lo que son

Pandemia Por Dr. Mohamed Bouissef Rekab

Reflexiones

 

Dr. Mohamed Bouissef Rekab
Profesor/Analista

La historia ha recogido una serie de pandemias que han asolado el mundo para dejar constancia de que el ser humano está continuamente expuesto a todos los males posibles y que su lucha para eliminarlas han sido ineficaces en la mayoría de los casos; no obstante, el hombre consigue mantenerse firme, de pie, luchando.

Los anales de la historia recogen los datos de una de las pandemias más destructivas que ha conocido el hombre: la peste. Mató a casi 200 millones de seres humanos en el siglo XIV.

Y ahora nos ataca esta nueva pandemia, notificada por primera vez en la ciudad de Wuhan (China) el día 31 de diciembre de 2019. La historia es bien conocida, por lo que no les voy a repetir lo que ya se conoce.

Todos sabemos que el número de muertes varía de un país a otro; sabemos que estas incidencias han causado una enorme recesión económica a nivel mundial y que los Estados se han visto obligados a cerrar sus fronteras y han invitado a sus ciudadanos a permanecer en sus casas para evitar contactos con posibles portadores del virus. Todo con tal de salir adelante.

¿Qué pasa en Marruecos en cuanto a su lucha contra esta pandemia?

Debemos subrayar que en nuestro país, al igual que en el resto del mundo, la prevención es una de las armas que se utiliza, además de la vacunación; hecho éste que permite moverse entre Marruecos y numerosos países del mundo. El “pasaporte sanitario” marroquí es reconocido como válido en casi el mundo entero, sobre todo en la Unión Europea y Gran Bretaña.

Debemos señalar que si la pandemia ha “destrozado” distintos sectores de la economía de los países del mundo, en Marruecos hemos podido disfrutar de una situación laboral bastante saneada y perfectamente bien controlada. Esto ha sido debido a la firme decisión de nuestro monarca SM el Rey Mohamed VI, que ha sabido manejar los entresijos de esta pandemia: cuidarse lo máximo, respetando todos los protocolos sanitarios pero manteniéndose en su puesto de trabajo.

Pero ¿qué está pasando a unos kilómetros de nuestras fronteras? Nos referimos a las chozas de Tinduf… ¿qué pasa con esa gente que, retenida en su mayoría por la fuerza, tiene un acceso muy limitado a la vacunación y demás cuidados sanitarios? Son nuestros hermanos secuestrados y alejados de la posibilidad de tomar el camino más correcto para poder satisfacer sus necesidades más elementales: se les deniega el acceso a la sanidad en casi todos sus niveles y de ahí, se entiende, se les lleva  a un abismo sin fin. Los hijos y familiares de los que llevan la batuta del poder en esa tierra extranjera, no entran en el cómputo de estos marginados. Ellos sí reciben sus vacunas, su ayuda económica… y casi todos viven fuera de estos chamizos de mala muerte.

El desempleo que se ha producido a nivel mundial a causa de esta cruel pandemia: una auténtica hecatombe social, se ha visto elevado a su peor cota en las barracas de la vergüenza, en Tinduf.

¿Qué hacer para que esas personas arrancadas de su realidad por la fuerza, puedan aprovechar las oportunidades que les brinda la Madre Patria a sus ciudadanos del Sahara marroquí?

La respuesta es una sola: unirse a sus hermanos en el maravilloso Sahara libre para vivir con dignidad y respeto por el otro. No vale seguir esperando un “prodigio”, un milagro que nunca va a llegar.

Las puertas de la Nación estarán abiertas día y noche para todos los que deseen adherirse a la causa nacional.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page