En voz altaFeaturedFin de Trayecto

Para un modelo de desarrollo sin fisuras Por: Sara Kassir

Analisis

¿De qué sirve optar por un gobierno numeroso si siempre hemos abogado por la eficiencia como pilar de un modelo de desarrollo exitoso? De hecho, la nueva organización ministerial que fue presidida por SM el Rey Mohammed VI ha hecho entrar el país en una nueva era, donde su visión estratégica está decididamente enfocada en el nuevo modelo de desarrollo ya trazado y cuyos ejes fundamentales conducirán el Reino, sin lugar a dudas, a buen puerto.

Reducir el efectivo del gobierno a 24 no es asunto de poca monta ni decisión tomada de un día para otro. De hecho, el Monarca declaró en varias ocasiones que el objetivo es “reforzar lo que funciona y corregir lo que no funciona”. De ello se puede deducir que hacer frente a las desigualdades sociales es un plan de emergencia que figura obviamente en primer plano. Pues SM el Rey siempre ha fijado como principal objetivo la promoción de la inclusión social mediante proyectos iniciados, sino también fomentando una mayor participación de la mujer en la vida política nacional, sobre todo a nivel de puestos de toma de decisión y otros cargos de alta responsabilidad. En ese marco, el país está dando pasos firmes, pues no podemos pasar por alto la representatividad de la mujer en el nuevo paisaje político marroquí, definido por un reajuste estructural, llevándose de este modo el 17% de la totalidad del gobierno.

El umbral de referencia de la nueva reconfiguración gubernamental se enfoca en hacer realidad las grandes orientaciones reales, con miras a promover la protección social y reducir las disparidades relativas a la misma. Como botón de muestra, nos bastaría con indicar la Ley de Finanzas del año entrante, en la cual se hace hincapié en la nueva reforma de educación que busca promover la igualdad de oportunidades, entre otros aportes significativos.

Además de eso, parece que la elección de los componentes del nuevo gobierno no ha sido casual, puesto que no cabe duda de que los citados altos funcionarios tecnócratas van a aportar su grano de arena, asumiendo por supuesto todas las responsabilidades que les incumben y fomentando el nuevo modelo de desarrollo marroquí.

Si bien es cierto que la realización del modelo de desarrollo esperado está lejos de ser un camino de rosas, sobre todo teniendo presentes todos los desafíos que podrían retrasar este periodo transitorio, el Monarca nunca ha dejado de ser rigoroso y firme, estableciendo las prioridades estratégicas en primer plano e instando las distintas formaciones políticas y entidades públicas a que cumplan con las expectativas del pueblo marroquí en su conjunto, enfocándose en la emergencia social, como punto de partida hacia un modelo de país inmejorable, pues uno inclusivo y equilibrado.

Por: Sara Kassir

Show More

Related Articles

Close
Close