CrónicasEn voz altaFeatured

Parlamentarios chilenos podrían ser procesados por complicidad en violaciones a los DDHH

Denuncia

El conflicto del Sahara, con más de 40 años en las noticias internacionales, los últimos 10 años ha decaído en interés para la opinión pública, lapso en que, claramente, la propuesta de autonomía regional para esta zona del Magreb presentada por Marruecos en Naciones Unidas, ha ganado espacios y adherentes  en países y personas  a los cuales, con anterioridad y con una concertada campaña publicitaria, había llegado el frente Polisario.

« NO SE PUEDEN IGNORAR DENUNCIAS TAN CONCRETAS POR ESTOS ATROPELLOS”

Este cambio de actitud, sin duda, es la respuesta a la batería de antecedentes sobre lo que realmente es el Polisario y que se ha hecho llegar a personalidades, parlamentos y dirigentes de la sociedad civil en América latina, en lo cual, qué duda cabe, ha tenido gran importancia la fundación de solidaridad con el Sahara marroquí, con domicilio y oficinas en Santiago de Chile.

En noviembre pasado y debido a la restauración del tránsito de vehículos en un paso fronterizo por parte de las fuerzas armadas de Marruecos, un grupo de personas, entre los se encontraban 12 diputados y un candidato presidencial comunista,  hizo llegar una carta  a la presidenta del senado de Chile en que expresan: “nuestra preocupación por las informaciones difundidas por los medios de comunicación marroquíes sobre su apoyo a la acción unilateral de violación de la cesación del fuego perpetrada por el Reino de Marruecos el 13 de noviembre de 2020 contra los civiles saharauis, en su mayoría mujeres, situación que ha dado lugar a la ruptura de los acuerdos de cesación del fuego concertados por Marruecos y el Frente Polisario”.

La misiva tuvo una inmediata reacción en Derechos Humanos Sin Fronteras que, al día siguiente de la primera carta, manda otra en que dice: “El motivo de esta no es polemizar con quienes la suscriben, algunos de los cuales con escasa representatividad y otros que, claramente, no se han dado cuenta que el objetivo de esta, más que cumplir el noble objetivo de solicitar a la  ONU para que intervenga en favor de la paz en una zona de conflicto, busca utilizar a una institución tan importante como el senado para levantar verdaderas cortinas de humo que protejan a un grupo que es investigado en tribunales españoles por graves violaciones a los derechos humanos, secuestro de personas, robo de ayuda humanitaria para refugiados, además de su responsabilidad en la mantención de cárceles secretas y participar  en torturas y hacer desaparecer disidentes políticos de su propia organización”.

Estas declaraciones aumentaron el “ruido interno” en Derechos Humanos Sin Fronteras donde también se escucharon voces que defendían al frente polisario y lo presentaban como como un “movimiento de liberación”, lo que es cuestionado hoy por los propios saharauis que, con una organización creada en España e integrada por ex miembros del Polisario, ASADEDH, han presentado demandas en contra de su cúpula directiva, denuncias que, en primera instancia, fueron acogidas como válidas por el juez Baltazar Garzón.

Los voceros del polisario también intentan desconocer el quiebre interno del grupo, donde “100 cuadros” que han ocupado altas responsabilidades en su orgánica, dieron forma al Movimiento Saharaui por la paz, en cuyo congreso fundacional participa el ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos, Garzón y Zapatero, a nivel internacional son reconocidos y respetados como defensores de posturas de izquierda y nadie podría acusarlos de “vendidos a Marruecos”.

Son estos antecedentes, con pruebas y testimonios directos de los delitos cometidos por el Polisario y la represión en los campos de refugiados en contra de sus propios compañeros, donde hay detenidos desparecidos por años en Argelia, como es el caso de Jalil Ahmed Breh, los que permitieron una mayor comprensión de lo que realmente ocurre en el Sahara.

Por lo señalado y al finalizar las discusiones al interior de DHSF se ha concluido que NO SE PUEDEN IGNORAR DENUNCIAS TAN CONCRETAS POR ESTOS ATROPELLOS”  y se ha facultado a DHSF, Chile, para que estudie la posibilidad de presentar querellas por complicidad y encubrimiento de violaciones a los derechos humanos en contra de quienes firman declaraciones apoyando al grupo Polisario donde, las personas que suscriben estas declaraciones, debieran responder en tribunales solo una pregunta: Si al momento de firmar estaban en conocimiento que la cúpula del Polisario ha sido denunciada en tribunales y ante la ONU por graves violaciones a los DDHH, secuestro de personas y robo de ayuda humanitaria?

De ser afirmativa la respuesta, se tipifica un delito y el procesamiento por encubrimiento y complicidad. En el caso de los parlamentarios chilenos la demanda requiere solicitar el desafuero para ser procesados, lo que involucraría a 12 diputados y diputadas que suscriben la carta que se hizo llegar a la presidenta del senado de Chile.

Por el momento y mientras se realizan los estudios para presentar esta demanda, cuyos antecedentes en gran parte provienen de la Asociación Saharaui para la defensa de los derechos humanos, DHSF ha hecho contacto con familiares de las víctimas y quienes han pasado por cárceles secretas y centros de tortura que este grupo mantiene en territorio de Argelia, donde tampoco se descarta que se solicite al gobierno de este país, a través de sus embajadas en Santiago y Buenos Aires, que responda sobre esta delicada situación.

Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page