Buenas noches MarruecosCrónicasFeatured

¿Pegasus para espiar a amigos (y aliados) y no a enemigos (y detractores?

Incoherencias

Es de notoriedad publica:  la inteligencia marroquí se ha desarrollado mucho desde que Abdellatif Hammouchi tomó sus riendas.

Estos servicios de inteligencia visiblemente inquietan hoy a muchos, hasta el punto de que algunos olvidan que la efectividad de esta institución no está ligada a un solo hombre.

Sin embargo, los servicios marroquíes cooperan con muchos países occidentales y comparten con ellos inteligencia para salvar vidas. La inteligencia marroquí se basa en el elemento humano, no en la tecnología. Para comprender la compleja naturaleza de las redes que hacen efectivos estos servicios de inteligencia, basta recordar un ejemplo muy revelador, el que tuvo lugar en Casablanca. En un horno público, una vieja tradición en los distritos de Marruecos donde se hornea el pan, el encargado del horno notó que uno de sus clientes, que solía traerle dos hogazas de pan al día, había duplicado su consumo desde hace una semana. Desconcertado por este cambio repentino en los hábitos alimenticios de su cliente, el panadero había informado al moqaddem de su distrito, un oficial de autoridad del Ministerio del Interior, quien lo había remitido a su superior, la cadena de mando luego hizo un seguimiento de la información hasta su llegada a los servicios de inteligencia. Más tarde descubrieron que el cliente de este horno público en Casablanca estaba albergando a otras personas en su casa, además de todo un arsenal para matar a la mayor cantidad de civiles posible. Así fue como se frustró un ataque terrorista, entre otros.

Entonces, Pegaso o no, el elemento fundamental de la inteligencia marroquí se basa en recursos humanos. Marruecos, una potencia regional emergente y radiante, ¿tanto molesta? No cabe la menor duda, si. De ahí pensar que apuntar a sus servicios de inteligencia, la DGED y la DGST, con miras a debilitarlos, contribuiría a debilitar al país, tiene sentido y explicaría, en parte, la implacabilidad de la que está sujeto nuestro país en muchos casos. 

Marruecos ha desmentido honesta y categóricamente todas las acusaciones reportadas en los medios de comunicación sobre el espionaje masivo del Reino a través de Pegasus. Mejor aún, en un comunicado, el ejecutivo condenó una « campaña mediática persistente y engañosa » y dijo que iniciaría procedimientos legales, incluso a nivel internacional. A continuación, veremos qué pruebas tiene Le Monde y sus « socios » a su disposición para afirmar tan perentoriamente que nuestros servicios de inteligencia se han dirigido a los teléfonos inteligentes de 10.000 personas.

De: Le 360

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page