América LatinaCrónicasFeatured

PENTIMENTO PRESIDENCIAL O LAVADO DE IMAGEN Por Cristian Guzmán Z. Master en Cs. Políticas y Seguridad del Estado Abogado

Santiago de Chile/infomarruecos.ma/conacentomarroquiblogspot
CRISTIAN G. GUZMAN
JUEZ ARBITRO DE SANTIAGO
ABOGADO
MAGISTER en Cs. Políticas y Seguridad del Estado
Delitos de Alta Complejidad

Cada vez que habla un presidente, un monarca o un soberano, se espera de él el máximo de sabiduría en sus palabras.

Se espera que diga cosas que den esperanza, certezas y por sobre todo anuncios que den alegrías a su pueblo. Se espera que desde sus palabras salgan anhelos  de justicia social, reparaciones y especialmente reseñas que le identifiquen, a él, con los ciudadanos y que los ciudadanos puedan ver en él la imagen de todo aquello que les representa y que ellos mismo quisieran  llegar a ser, en otra palabras que se vean reflejados e interpretados en ese líder.

Sin embargo, cuando habla el presidente Piñera, nada de eso puede escucharse, solo se escuchan ecos de palabras vacías, sin emoción, sin contenido real, sin espíritu. Se escuchan sonidos vacíos que rebotan en los oídos y dejan un sonido disonante y molesto que se repite incansablemente hasta producir mareos y rechazo.

Cada palabra que se le escucha decir suena ajena al clamor popular y absolutamente fuera de lugar en las actuales circunstancias que se viven en Chile.

Un discurso sin empatía con las demandas populares, alejado de la realidad y totalmente ajeno a las necesidades urgentes de la gente y lo que es peor, cuando en apariencia creemos que va a decir algo que lo conecte con la realidad social, nuevamente anuncia la amenaza de usar la fuerza militar o de lo cerca que estuvo de usarla si no se hacía lo que él esperaba que ocurriera. Como si fuera un rey mimado que solo busca saciar sus caprichos.

Que clase de estadista  amenaza a su pueblo con el garrote si no se detienen los alegatos de abuso,  maltrato y violaciones a los derechos humanos? Solo podría ser uno que ya no distingue entre la democracia y la tiranía.

El pentimento es lo que hacen los pintores por encargo cuando al cliente no le gusta como ha quedado un retrato de sí mismos y le piden al artista que haga otro.

El artista pinta sobre el retrato anterior superponiendo el nuevo al antiguo. Es una forma de ahorrar, pero también es una forma de mentir, pintando una imagen mejorada de la interpretación que tuvo el artista acerca del personaje que retrata.

Tiziano, fue un extraordinario maestro pintor italiano renacentista que se caracterizaba por pintar “el alma” de sus clientes y que regularmente era rechazado por que estos consideraban que esa “visión” de ellos, que plasmaba el artista en sus obras, no era real o verdadera y era demasiado ajena a la del ideal narcisista de los clientes, y le pedían “corregirla”. El pintor como era un artista extraordinario, no deshacía  o desechaba su obra que era la verdadera obra de arte, sino que pintaba sobre ella la pintura a pedido del cliente, dejándole conforme con sus expectativas, el ego y su falsa idea de la realidad sobre si mismos.

Sin embargo y con el tiempo la verdadera imagen capturada por el artista comenzaba a ver igualmente la luz y siempre se podía descubrir el engaño, dejando el “lavado de imagen” al descubierto.

Eso es lo que intenta hacer Piñera, le pide a sus asesores que le escriban discursos para mejorar su imagen y engañar a la gente, intentando borrar los horrores cometidos en estos 30 días, pero evidentemente esos colaboradores no son artistas y muy por el contrario, gozan de una ineptitud que hasta causa algo de tristeza, por la incapacidad de lograr articular ni siquiera una frase que sea trascendental, no hay una sola frase que pueda ser rescatada para la historia como relevante en el discurso de un presidente que, con dos elecciones ganadas no ha logrado ubicarse más allá de un mero administrador fracasado de las arcas públicas.

Resulta penosa la falta de capacidades literarias de los asesores que podría ayudar a cubrir la deficiente capacidad oratoria del jefe de estado, quien parece creer que le está hablando a un público sub capacitado para entender o leer entre líneas lo que intenta decir y finalmente no dice. Un público que el gobierno cree que no es capaz de percibir la enorme distancia entre el discurso que esta escuchando y la realidad que está viviendo día a día .

Cuando en el futuro se estudien los discursos de este presidente, si es que alguien considera que valga la pena, las futuras generaciones que habrán superado y adquirido con creces las capacidades lingüísticas del presente podrán ver con claridad el nivel de sub normalidad literaria con la que se intentaba en esta época engañar a los ciudadanos. Artilugios políticos que carecen de toda eficacia por su precariedad de contenidos.

Cómo se explica que en Chile haya gente con tan pocos recursos literarios? Se explica en la falta de cultura y el exceso de tecnócratas en el segundo piso de la moneda, sin referencias históricas y menos filosóficas. Uno de los problemas de los políticos de derecha siempre fue ese, su escaso interés y empatía por las artes ya que el único interés que tienen en ellas es si pueden hacer buenos negocios en ese rubro.

Piñera es un empresario que probablemente nunca ha realizado un trabajo manual en toda su vida, jamás habrá reparado una bicicleta o fabricado algún artefacto o realizado algún trabajo que requiera desplegar una habilidad industrial, porque él nunca ha sido un trabajador.

Esa carencia incide notablemente en la forma de empatizar con los otros, cualquiera que haya sido trabajador lo sabe, especialmente en el trabajo colaborativo, sin embargo esa falta de habilidades en la vida normal y especialmente en la vida política son suplidas precisamente con la conciencia de no tener esas habilidades pero realizando otras e intentando ser fiel a sí mismo en el proceso, esa sería la definición de un líder, pero evidentemente el presidente no lo es, porque no logra conciliar sus carencias naturales con aquellas conductas que son necesarias para empatizar con la gente.

Y el verdadero trabajo de un líder es solucionar más crisis de la que crean con sus políticas fallidas.

Cuando se le acabó el escaso repertorio del “empresario exitoso” con las magras cifras económicas, se le cayó el velo ante los ciudadanos y quedaron al descubierto todas sus incapacidades para gobernar.

No basta con creer que el cambio del discurso o parafrasear un slogan como “todos unidos queremos La Paz y no la violencia.”, va a cambiar la mala percepción de los ciudadanos sino se acompañan esas palabras acuñadas con medidas concretas y plazos fijos, para mejorar las urgencias en la satisfacción de los derechos básicosMás aun cuando suena como un chillido para la historia, en los oídos de la gente, esa frase tan infame en la que dijo “Estamos en Guerra”.

La esperanza debe ir acompañada de acciones reales y tangibles que la gente pueda aprovechar de inmediato, porque es ahora cuando las personas tienen que pagar las cuentas y seguir subsistiendo.

Todos los buenos pilotos de carrera o jinetes lo saben, no es el auto ni el caballo, es el jinete y el piloto el que con sus habilidades y capacidades puede ganar cualquier carrera o dicho en Jerga chilena “en la cancha se ven los gallos” y en esta pasada el gallo demostró que “no tenía dedos para el piano” y que no dio el ancho cuando le cambiaron el caballo.//

Show More

Related Articles

Close
Close