Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Piratería en Gargarat El tiro por la culata

Como todas las imposturas

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Es la dinámica de la historia: las imposturas acaban siempre contra sus autores. En este caso Argelia y su Polisario.

¿Qué resultado ha traído el vandalismo polisarista en Gargarat a Argelia?

Os lo diré yo: Los que dudaban aun del carácter de fuera de ley de las milicias del Polisario, lo acaban de descubrir. La delincuencia no contribuye a nada positivo, sobre todo cuando esta delincuencia tiene comanditarios (Argelia) y finalidad (atraer la atención sobre algo caduco).

Con su Polisario, Argelia se ahoga más y más. Una fuente próxima al centro de decisión en la presidencia argelina, que exigía anonimato, acaba de revelar que los que reclamaban el cese de la hemorragia con el inútil Polisario, han recibido por respuesta “acabaremos por encontrar una solución con Rabat”.

Nadie en la cúpula argelina cree aun que se puede ir más allá de donde se ha ido hasta ahora… infructuosa y desgraciadamente. “Que Dios tenga en su santo seno a quien nos ha creado este problema (Polisario)”, puntualizaba con tristeza y rabia nuestra fuente argelina.

Esperan el milagro… que  nunca ocurre con impostores.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page