Pobres/ricos: ecuación inversa

0

Se suponía que este anciano estuviera en una posición cómoda para aprovechar su vejez en seguridad y sin traición del tiempo.

La Constitución del Estado establece que la religión es el islam, lo implica que sus leyes se apliquen: tomar de los ricos para dárselo a los pobres. Y es que tienen tanto que lo dilapidan escandalosamente. De tal modo que permutan las coordenadas de la ecuación: los ricos toman de los pobres con el fin de aumentar su riqueza, incrementando el sufrimiento de los pobres, robando su dinero y su dignidad.
   « Dios no cambia a las personas hasta que se cambien ellos mismos ».
    Este es el caso de este anciano y muchos otros, huérfanos y necesitados que viven en medio de una sociedad que no le importa el valor humano de las personas.