Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario ante su destino: Gran desilusión… gran ocasión

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Ninguna propaganda, ninguna demagogia es capaz de ocultar el afán de las poblaciones de los campamentos de Tinduf de abandonar estos campamentos y recuperar una vida normal, real, realista y realizable.

Nadie en estos campamentos a excepción de los que disfrutan de incalculables e inimaginables privilegios, soporta la idea de poder seguir vegetando dependiendo de la ayuda humanitaria internacional y de los caprichos del mentor.

La gente escruta posibilidades, cuenta los días y expresa votos de que un feliz desenlace no esté indeterminadamente lejos o inexistente.

En esta óptica, el discurso real del Trono y la mano nuevamente tendida a Argelia ha creado la esperanza y una nueva ilusión de dirigirse hacia una solución que preserve la unidad y la integridad territorial de Marruecos y el orgullo y la dignidad de sus hijos rehenes en estos campamentos.

“Se debe ser desequilibrado o ingenuamente mentiroso para crear que un día, mañana, el mes próximo, el año próximo o el siglo próximo vamos a poder a expulsar a Marruecos. 47 años de espejismo es más que suficiente”. La sabia valoración del viejo S.OES es compartida por casi todo el mundo en estos campamentos donde se está separando la verdad de la mentira.

“En el Sahara marroqui cabemos todos”, esto lo digo yo.

 

 

 

 

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page