Cronica desde Tinduf

Polisario/Argelia: Mucho ruido, pocas nueces

Quién les cree aun?

 

y poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

Todo el mundo lo comenta en estos tristes campamentos: “un tigre de papel”. A falta de realizaciones, se inventan. La nueva postura de El Salvador con otro portazo a la impostura argelina ha vuelto a poner en la palestra el futuro de la banda.

Quien escucha hablar a los dirigentes del Polisario y algunos mandos militares en la inteligencia militar argelina, por interés, creería que no estamos en un gulag de vetustas tiendas de campaña, expuestas a la inclemencia del clima, sin voz ni voto, ellos ordenan nosotros obedecemos. Son los señores y nosotros los criados.

Quien les escuche hablar, creería que no se han enriquecido a expensas de nuestra pena y nuestro dolor extremo.

Quien les escuche hablar creería que no fuimos secuestrados por las milicias de Buicher (Mostafa Sayed) y Mahfud Biba.

Quien les cuche creería que esto, de verdad es un “Estado” y no un campo de concentración, que es lo que es.

Decenios de desplomo de imposturas. El próximo en soltar al Polisario será, dentro de muy poco, su mentor: Argelia. Al Polisario o más bien a sus rehenes solo les queda su país: Marruecos.

Show More

Related Articles

Close
Close