Cronica desde Tinduf

Polisario: Baddadi Benamar (Oudadi Ould Benamar) o el gran negocio del Sahara

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

30 000 euros entre el “tradicional” obsequio para “recuperar a su esposa y los gastos de las festividades. Todo de la ayuda humanitaria internacional a los “refugiados” en estos tristes campamentos de Tindouf.

Baddadi Benamar alias Ouddadi Ould Benamar (nombre sahrauizado), ex jefe del aparato represivo del Polisario y su actual “representante” en Navarra Ould ha dilapidado esta importante suma cuando en los campame,ntos los hay que obtienen un cuarto de kilogramo de arroz cada tres días.

Hambruna en los campamentos Tindouf y despilfarro fuera de ellos.

Si él se permite el lujo de gastarse parecidas fortunas en regateos personales, ¿Cuánto se gastan los demás, incluido en “presidente”?

¿Tan ricos son? Ellos y los que los apoyan en España o fuera de ella son cómplices en el peor crimen contra la humanidad: mantener a decenas de miles de rehenes en un inhóspito desierto argelino durante 43 años solo para poder gastarse en tan inverosímiles actos tantos millones.

Por otra parte la “odisea” de  Baddadi Benamar o de otros en otras partes del mundo explica de manera precisa, concisa, clara y explícita por qué se agarra la cúpula del Polisario a la persistencia del problema del Sahara.

Esta es la respuesta y ninguna otra. Falta ahora que la conciencia se mueva en España y en el mundo.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page