Cronica desde TindufFeatured

Polisario: Bajo vista

Perimso para respirar

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

En pocas partes del mundo se ha visto tan enorme campo de concentración. “Todo está controlado”. Nadie puede moverse sin permiso. Nadie debe hablar de autorización. Nadie puede respirar sin salvo conducto. Ghali y los suyos han acabado por someter o cree someter el campamento. Arroz para los nuestros y palos para los demás.

Sin embargo, la farsa está tomando una dimensión inesperada. La cúpula de la banda se va a llevar una sorpresa. “Argelia dijo esto, Argelia dijo aquello”. La voz de su amo. La dignidad y el orgullo saharauis se han quedado atrás, pisoteados por desmesuradas ambiciones y por un desprecio sin par a los valores morales de esta gente.

“Sin Ghali y los suyos no hay negocios”. G. EL O. tiene razón. Por haber participado en la repartición, él sabe más que nadie lo que significa cambio de dirección”.

“Eso supera la imaginación… decente”. Se habla de congreso cuando es un punto de encuentro de aves de rapiña… “Seguir pillando y mal versando o no. Esta es la cuestión”.

En estos tristes campamentos no va a ser fácil engañar a la gente, desde ahora en adelante. El sano despertar que, sin saberlo, provoca la cúpula de la mafia polisarista.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page
Fermer
Fermer