Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario, Bisario, Monosario: El drama de depender orgánicamente de la divergencia

Existir solo en redes sociales

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

Poco a poco, pero ineludiblemente, el Polisario y sus rabiosas campañas contra Marruecos y España (no Estados Unidos ni Alemania ni Holanda ni…) se convierten en el hazmerreír de todos, hasta de sus rehenes en el gulag argelino de Tinduf.

Con sus guerras imaginarias, parece que ha contagiado a su mentor, que toma gusto a crear mediaciones. Las poblaciones del Guantánamo de Tinduf creen que “por algo será”.

Todos saben que, sin Argelia, Marruecos ha realizado lo que no pudo realizar durante lustros de relaciones con ella. ¡Así que…! ¡Ni mediaciones ni niño muerto! Fértil y perversa imaginación de un régimen militar que da la sensación de que, con Marruecos, ya no sabe sobre pie puede bailar.

Este gusto a lo virtual y a lo imaginario, hace cundir el pánico en Tinduf donde, sabiendo que Marruecos no está al tanto de ninguna mediación con Argelia, la gente lo interpreta a su manera…. “por algo será”.

Por su parte, la cúpula de la milicia del Polisario pregunta y vuelve a preguntarse. De la discrepancia, de la divergencia, de la ruptura y de la división depende su sombrío presente y su futuro imposible.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page