Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario/Congreso ¡La bolsa (voto) o la vida (prisión)!

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

A medida que se acerca el congreso del Polisario, cae, cada vez más, lo que queda de la máscara a su cúpula y sus viles intenciones. Polisario SA no quiere cambiar de manos y para ello, Ghali y los suyos son incapaces hasta de provocar un genocidio…

Agarrados al “negocio”, los miembros de la actual dirección del Polisario que darían un infarto al malogrado Uali Mostafa Sayer alias, Lulei, están decididos a todo para que todo siga igual. Oficios y beneficios, el negocio es demasiado rentable como para dejarlo a otros o merced de los que preconizan cambios. “Así las cosas van sobre ruedas”, revelaba hace poco un alto dignatario del Polisario colaborador de proximidad de Brahim Ghali en un alarde de desafío y de desfachatez. “Normal, el tío cobra 5 000 dólares al mes”. La malversación dela ayuda humanitaria y los ingresos de los diferentes tráficos, minuciosamente puestos en pie en una red mafiosa en toda la región, dan para todo… sobra.

Congreso y puestos claves. Congreso y posiciones de rentabilidad. “Tanto es así que algunos bancos en Canarias y en el País Vasco español abogan por la continuidad a raja tabla”.

Repartición de papeles: los seudo opositores o diseñadoras de un no menos seudo cambio, se han conformado con las “propuestas”.

Su silencio nos exaspera. Nos han decepcionado, aunque siempre supimos que no eran más que la cara oculta del iceberg polisarista.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page