Cronica desde TindufFeatured

Polisario/Coyuntura Pánico en Tindouf

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

Debido a su naturaleza de germen de discordia y de división entre los hermanos y amigos, el Polisario ha sido sacudido por las noticias de la re emergencia de un sentido de amistad y de solidaridad entre los pueblos argelino y marroquí.
Desde hace días, una célula creada para este fin sigue de cerca los “últimos desarrollos” de las marchas del próximo día 22 hacia la frontera argelino-marroquí.
“No pudiendo sobrevivir más que en un tejido de odio y de rencor, el Polisario se siente amenazado con el acercamiento de pueblos hermanos como el argelino y marroquí”, sorprendente comentario de un “incondicional” de la banda que incluso hace de chivato y es, aquí, de notoriedad pública.
Y es que nada es màs peligroso para la supervivencia de las milicias del Polisario que la concordia, la entreayuda y la convivencia entre los vecinos.
No hay impostura que dura mil años, y los dirigentes polisaristas lo saben por ello se pasan, desde hace días, el santo día lloriqueando en las puertas de las residencias de los jefes del DRS en Tindouf.
“Hoy o mañana. Es el ineludible destino de la hermandad entre los pueblos”, enfatiza un estudiante en Argel al conocer (y traer) la noticia. Se refería a la desaparición de la impostura polisarista.
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page