Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario/Cuba Cae un pilar

El comienzo de la tormenta

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

“No van, sino se van”. La corta pero impresionante frase del joven J.LMA, arrancado al calor familiar desde la edad de 5 años para ser deportado a Cuba, donde ha pasado 18 años, ilustra toda una nueva era y las sombrías perspectivas de la entidad virtual montada y ahora, poco a poco, abandonada por Argelia.

J.LMA hace alusión a la 18ª Cumbre del Movimiento de Países No Alineados de Bakú en la que el presidente de Cuba, Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez se abstuvo a reiterar el folclórico apoyo al Polisario y a su pleitesía a Argelia.

Uno tras otro, unos de puntilla, otros de manera clara todos desean cerrar un triste y costoso episodio de mentiras y de tergiversaciones argelino-polisaristas.

¿Y Argelia? ¿Signos de un cansancio diplomático? ¿Indicios de una inflexión en el asunto del Sahara? ¿No le queda para gastarlo en espejismos del Polisario y su inútil y altamente perjudicial existencia?

En privado, las respuestas del “presiente” Brahim Ghali hacen morir de risa a sus interlocutores que saben y no comprenden como puede aceptar un “presidente” interlocutores del mentor con grado de cabo o sargento.

El hombre no sabe sobre qué pie debe bailar en este vals de separatismo, de servidumbre y de vergüenza.

Peor aún: semi analfabeto que es pide consejos y consultas tras lo cual lo comprueba con el cabo o el sargento argelinos de turno.

“! Este hombre nos va a llevar a, peor que el caos, a la bajeza y al deshonor”. El joven JLMA sabe lo que dice. “Nos va… nos ha…”, replican sus compañeros de Camagüey.

Afficher plus

Articles similaires

Voir Aussi
Fermer
Bouton retour en haut de la page