Cronica desde TindufFeatured

Polisario/Evangelización de niños saharauis Crimen de lesa gravedad

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

La represión es la ladre de los crímenes. En estos campamentos, desde que se ha conocido la noticia de que, por beneficios propios, la cúpula del Polisario ha permitido y sigue permitiendo con ridículas coartadas de vacaciones, que se evangelice a los pequeños, objeto de una empresa de prostitución confesional en algunos países europeos como España (Andalucía) y ahora Italia (Vaticano), Argelia ha apretado las tuercas, ordenando a su Polisario a organizar “patrullas” de chivatos e indicadores para localizar a los que comentan su crimen contra la inocente infancia.
Con o sin comentar este crimen, los caciques polisaristas recorren las Khaymas en busca de “pruebas” “procedentes el extranjero mientras que los servicios diplomáticos y consulares de Argelia en los países concernidos tratan de apagar un fuego que corre el riesgo de quemar lo verde y lo seco.
Ningún saharaui de pura cepa… un saharaui de verdad puede tolerar que su hija asista a misa en iglesias andaluzas o que, en nombre de la antes mencionada prostitución confesional, por un frustrado sueno de atraer la atención, sea “peregrino cristiano en una rogatoria pastoral en el Vaticano.
Argelia y su Polisario han ido, esta vez muy lejos. Los verdaderos saharauis, si quedan aún en estos campamentos, deben responder. Su dignidad ha sido mortalmente pisoteada. No así eran los saharauis que aceptan todo hasta que sus hijos se conviertan a otra religión a pesar de ellos.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page