Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario: Ghali, su “gobierno”, sus militares y la ayuda humanitaria

La "Twiza" o reparto colectivo

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Las ya, habituales, manifestaciones y protestas ante la residencia del “presidente” o ante la secretaria general como la que tiene lugar desde hace días no reclaman una sola cosa.

Con Brahim Ghali y sus caciques no todo el mundo está de acuerdo. “Otra cosa seria tomar la buena decisión”, me confesaba uno de los responsables en esta secretaria general.

“Isidro” como lo llamamos sus amigos de Granada, no tiene, desde el ultimo “congreso”, pelos en la lengua: El 30 hasta el 40% de esta ayuda humanitaria internacional va a los militares de Ghali, el 25 hasta el 30% a los miembros de su “gobierno” y enchufados y un 10 hasta 15% bajo forma de comisiones a los que las traen y a los controladores argelinos. Queda menos del 15% en el mejor de los casos que va a la población.

Las protestas en Rabuni, exigen justicia, una justicia que saben pertinentemente nunca vendrá con milicias y agentes a sueldo de Argel.

Una “función” muy rentable y onerosa para unos, mortal y asfixiante para la inmensa mayoría de los rehenes de este gulag argelino.

Show More

Related Articles

Close
Close