Cronica desde Tinduf

Polisario: ¡ISC en la costa!

La ilegitimidad del Polisario argelino

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar .

Circulan, desde hace días, persistentes rumores sobre un muy discreto, pero lacónico recurso de la dirección del Polisario a sus “aliados” en España para mediar con la Iniciativa saharaui para el cabio (ISC).

Todo hace indicar que su represión, su presión moral, sus amenazas y sus torturas o le han servido a gran cosa contra los simpatizantes y contra el vertiginoso crecimiento del número de adherentes a la ISC.

De hecho, semi analfabeto que es, Brahim Ghali solo confía y se confía en/a los extranjeros. De tal modo que los que le han aconsejado esta vía se han encontrado con sus huesos en sus mazmorras.

El “punado” “contado sobre los dedos” como afirmaba crece en los campamentos con la velocidad de la luz. Y lo que es peor:  nunca antes hubo tanto desprecio, parquedad y desconfianza respecto a la actual dirección como ahora. Tanto que la cúpula del Polisario y sus mentores argelinos buscan desesperadamente el medio de frenar este imparable ímpetu de alternativa y de cambio.

Así las cosas, el Polisario acaba de descubrir que no todo se soluciona con la represión, la amenaza, la exclusion y la tortura.

Show More

Related Articles

Close
Close