FeaturedLas Cosas lo que son

Polisario: Las malas “costumbres”: Y los sucios dividendos

 

Por tratarse de un tema de libertades individuales y colectivas y, de manera general, de derechos humanos, he  leído con sumo interés aquí en infomarruecos el comentario y la réplica de los señores Abderrahman Berdiji y Imrani Idrissi Hamid.

letrado Saad Sahli del colegio de abogados de Rabat
La verdad es que hablar de derechos humanos cuando se trata del Polisario es inapropiado y cuando menos fuera de lugar.
El caso de Maloma (Morales) Darya, Koria, Nadjiba y muchos otros secuestrados y secuestradas en los campamentos argelinos de Tindouf se enmarca en la naturaleza misma de las milicias del Polisario en tanto que banda delincuente que se dedica al secuestro, a la obtención de rescates, al trato de blancas (especialmente en España a través de su “Vacaciones para la paz” que abarca todo tipo de negocio sucio entre la cúpula del Polisario y algunos medios en la península).
Evidentemente, nadie va a proceder a un censo de los pequeños saharauis que fueron vendidos en España y que actualmente, contrariamente al “buen” destino de Maloma que es hija adoptiva (o por lo menos esto es lo que pretenden) son domésticos en hogares españoles y los hay peor.
El Sr. Berdiji que nos recuerda que es un militante de derechos humanos sabe pertinentemente que, desde el punto de vista del derecho internacional, a nadie se le ocurrirá valorar el respeto de derechos humanos en los territorios que ocupa Daesh.
¿Si conocemos realmente la dimensión del drama de Maloma?
No lo creo porque, entre otras razones, no es fácil ir al fondo de la impostura que son los  vínculos del Polisario con las asociaciones de apoyo o de solidaridad con “el pueblo saharaui” de olas que depende el caso Maloma. Pero lo cierto es que hay millones de euros procedentes de estas sucias operaciones de trato de blancas y de malversación de la ayuda humanitaria internacional entre la banda de Tindouf y algunos medios espanoles por lo que, seguramente se echarà tierra al asunto porque comienza a oler mal…muy mal.
En síntesis, a las cosas hay que llamarlas por sus nombres y el nombre del “caso Maloma” y otras se llama “crímenes del Polisario” hasta contra su propia gente.
Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page