Crónica internacionalCrónicasFeatured

Polisario/Luchas internas: Indicios de una agonía

Guerra de clanes

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Desde hace días, muy graves acusaciones de algunos jefes y jefecillos del Polisario contra su jefe, el refugiado Al Ghali Al Mustafá Assayid a quien acusan de atroces crímenes contra miembros de sus familias o de sus tribus.

El silencio de los rehenes en este gulag argelino de Tinduf es revelador a más de un título.  Nadie comprende como un “traidor” ejecutado y descuartizado se convierte (Buna Ould Alem), de noche a la mañana en mártir y en combatiente.

Consiente de este comienzo de esta agonía y del irrefrenable curso de los acontecimientos en los campamentos, el mentor argelino interviene con todo su peso. Fuentes concordantes comienza a hablar de un relevo al frente de la banda. Los generales argelinos contemplan la eventualidad de “echar el polvo” en los ojos, cambiando un doméstico por otro.

Totalmente desprestigiado y con el olfato de quemadura, el ex chivato franquista, se prepara, potenciando sus clanes y reuniendo a “seguidores” a base de bolsas de arroz y de algunos medicamentos surgidos, nadie sabe, de donde.

Para muchos en este gulag argelino de Tinduf, para el Polisario ha comenzado la cuenta atrás. Ninguna mentira es eterna.

Entre otros temas de Khalil R’Guibi en infomarruecos.ma

  • Campamentos argelinos de Tinduf: Lógica de insensatez

  • Argelia/Marruecos: ¿De qué tema el Polisario?

  • Argelia y su teoría complotista Ya nadie lo cree…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page