Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario/MSP ¡Irreversible…!

Coletazos

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

Ante lo que considera una amenaza potencial a su proyecto desestabilizador en la región, el régimen argelino ha decidido poner “manos a la obra” y volver a invertir lo poco que le queda en la resucitación de su empresa que le ha valido la quiebra moral, política y sobre todo económica.

Tanto en los campamentos argelinos de Tinduf como fuera de ellos… allá donde hay un saharaui el MSP se perfila como solución idónea, realista y realizable.

El Polisario, sus verdugos, sus armas, sus milicias, sus cárceles, sus amenazas y su corrupción se han quedado sin mascara… al descubierto. La gente de este gulag argelino tema ahora lo peor. Si un bloguero por unas cuantas palabras ha pasado meses de mazmorra y un ex dirigente “desaparecido” hasta ahora por tan solo elevar la voz…

La gente teme. La gente reclama protección internacional. La gente exige libertad de afiliación y de elección. La gente… la gente… la gente quiere al MSP.

Argelia está en apuros. Nada le sale bien y el tiempo no apremia. Quiere imponer su “plan” antes de que se despierte el pueblo argelino.

En los campamentos de Tinduf son tiempos de hablar sin decir nada…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page