En voz altaFeatured

Polisario/Testimonio ocular El infierno de Rashid: informaciones y testimonios inéditos sobre crímenes atroces en los campamentos de Tinduf

El Infierno de Rachid (ISC) (ver el documento original)

Rashid, es un nombre propio muy común entre los árabes. El vocablo hace alusión a las virtudes de la razón como fuente del conocimiento y de la conducta humana. Nada que ver con el triste recuerdo que para muchos saharauis y sus familias significa el nombre de Rashid. Para ellos es la referencia de un lugar tenebroso en el sur de Argelia, cerca de los los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. Allí existió la tristemente célebre cárcel secreta de Rashid donde cientos de compatriotas fueron torturados, humillados, pisoteados y sometidos a todo tipo de trabajos forzados. Muchos murieron, fueron, literalmente, asesinados a sangre fría y enterrados en alguna parte desconocida, sin ninguna referencia en un vasto desierto. Son las víctimas de la leyenda negra del Polisario. Los supervivientes agonizan aún, les mantiene vivos su apego a la causa por la que lucharon y el deseo de borrar los estigmas que arrastran, los físicos y psicológicos. Ellos, junto a los hijos, hijas, viudas de quienes perecieron claman justicia. Nosotros también….

Prision arrachid, donde miles de inocentes han muerto/mueresn diariamente bajo tortura de los verdugos del Polisario

Durante los últimos meses testimonios y relatos de algunos supervivientes del infierno de Rashid han ocupado la atención de la opinión pública, relegando a un plano inferior eventos, en otros tiempos, de alta prioridad como son el Congreso del Polisario o el proceso de paz de la ONU.
No es para menos. Todos pudimos descubrir, a través de estos relatos, hechos y prácticas increíbles, historias de horror y de supervivencia humana propias de novelas de ficción. Las torturas y humillaciones sufridas por nuestros compatriotas en la cárcel secretan de Rashid alcanzaron extremos de crueldad inauditos. Nunca pudimos imaginar que, cerca de nosotros, a escasos metros de donde estábamos librando una lucha por la vida y la dignidad de nuestro pueblo, cientos de hermanos y compañeros , injustamente acusados fueron confinados en agujeros y túneles subterráneos donde por años sufrieron los más degradantes e inhumanos tratos en nombre de nuestra causa y a manos de algunos de nuestros dirigentes.
Si bien es cierto que en su momento el Congreso extraordinario del Frente Polisario de 1991 trato este expediente, sin embargo las decisiones adoptadas no han sido para nada satisfactorias. El esfuerzo se limitó a la creación de una comisión que nunca presentó conclusiones a la opinión pública, ni elaboró un trabajo mínimamente documentado que pueda servir de referencia para conocer la verdad, restañar las heridas o juzgar a los culpables.

Mohamed Budah, conocido por Bretaña, victima de la carcel Rashid


Por muchas excusas y argumentos que se puedan esgrimir para justificar lo sucedido, nada podrá calmar nuestra indignación, ni tranquilizar nuestras conciencias. Todos nos sentimos heridos y ultrajados en nuestra dignidad y honor, todos nos sentimos víctimas de la peor ignominia como seres humanos y, como saharauis, todos nos sentimos moralmente culpables y en deuda mientras no honremos la inocencia y dignidad de las víctimas, mientras no apartemos y juzguemos a los responsables de tan horrendos e imperdonables crímenes.
No menos importante es la deuda moral que corresponde a los miembros de la dirección política no implicados en estos hechos. Después de las recientes revelaciones ya no puede haber excusas para quienes se escondían detrás de un supuesto desconocimiento de lo sucedido. Ha quedado evidente de que se trató de una masacre planificada y ejecutada con premeditación por un grupo de altos responsables y sus subordinados. Hoy se sabe quiénes son las almas podridas, los criminales que se sientan, tanto en el gobierno como en el Secretariado. Si no se posicionan, si no los excluyen, aíslan y condenan el resto de los miembros de la dirección y del gobierno pasará a ser cómplice en, ni más ni menos, que crímenes contra la humanidad.
En base a lo arriba expuesto, los firmantes del presente manifiesto pedimos que se haga justicia a través de las siguientes propuestas:
-Apartar de todo cargo por elección o designación a los responsables de tales crímenes en espera de ser juzgados.
-Crear una Comisión de la Verdad, integrada por supervivientes, juristas y forenses de renombre para indagar y recabar testimonios sobre los crímenes perpetrados, presentar un informe exhaustivo y propuestas de reparación para con las víctimas y sus familias.

Show More

Related Articles

Close
Close