Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario y su agonía: Crónica de una ilusión programada

Destino incierto

 

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna pueda llegar.

 

Los secuestrados de este gulag argelino en Tinduf se preguntan sobre lo que ha aportado el 2022 y los últimos 49 años. Otro ano, otras mentiras y otras leyendas imaginarias.

Este año como el anterior y como dentro de un siglo, nada cambiará en este Guantánamo: malversación de la ayuda humanitaria, seguir vegetando, seguir existiendo cuando otros en el Sahara marroquí viven y disfrutan de todos los retos de la vida. Como diría el viejo Brahim entre ironía y tristeza “me pregunto si realmente Argelia después de casi medio siglo de tonterías, aún cree en su proyecto separatista”.

El viejo Brahim lo dice en voz alta. Está acostumbrado a las prisiones del Polisario, en las que presume “he pasado más de media vida en este gulag”.

¿Hasta cuándo? La pregunta que se hace y se vuelve a hacer. Un alarde de despertar de que se está perdiendo tiempo y… vida.

“Marruecos nunca ha sido más fuerte que hoy y el Sahara más próspero que ahora”. El viejo Brahim dice en voz alta lo que casi todo el mundo en estos campamentos cree en voz baja.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page