Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario y su cúpula: Peluqueros canarios a 250 euros

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a   llegar.

Me quedé perplejo cuando un antiguo amigo canario me contó que tiene a un pariente peluquero (de lujo) que suele trasladarse a estos tristes campamentos argelinos de Tinduf para cortar el pelo a algunos altos cargos del Polisario. “Boleto ida/vuelta a Argelia, el precio: 250 euros más una propina”. Vicente N. creía que yo lo sabía. Le contesté que nadie en estos miserables campamentos lo sabe porque si llegara esta gente a saberlo, con una bolsa de arroz semanal y que no sabe lo que es saciar el hambre y siendo dinero de la ayuda humanitaria internacional destinada en principio a ella, podría haber otra cuenta.

Vicente N. no quiere problemas.

Al comentarlo con el viejo B.CHM me dijo que “estos mendigos (cúpula del Polisario) llegaron aquí (Campamentos argelinos de Tinduf) con alpargatas rotas y ahora…”. Se traga un sorbo de oxígeno y continua: “Es nuestro dinero. Padecemos lo inimaginable para que llegue a accesorios de nuestros dirigentes”.

Peluqueros, hoteles de cinco estrellas, San Silvestres en Las Palmas, Barcelona y Madrid a 3 000 euros y…

Dios es Grande. Posterga, pero nunca Descuida. Nosotros en el escaparate de la extrema necesidad y ellos recaudando y cortando el pelo a 250 euros.

Justicia divina. La mayoría de la población de este gulag argelino no cesa diariamente y en todo momento del día rogar al Todopoderoso Proporcionarles un feliz desenlace: vivir como sus  hermanos en el Sahara marroquí.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page