Polisario y su denominacion: La impostura que se desmorona

0
En Tindouf pero convergiendo sus tristes miradas hacia su pais: Marruecos

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… preferente y casi exclusivamente con una ínfima parte de los saharauis.

La verdad es que hace días que he leído el interesante artículo de Clara Riveros en CPLATAM “Escollos a superar” y he vuelto a leerlo publicado en infomarruecos.ma esta misma mañana con una nota-comentario del editor.
Interesantes los dos (articulo y comentario). ¿Por qué?
Clara Rivero tiene razón aunque creo que su información es incompleta. Como aclara la nota, en Marruecos lo del Sahara Occidental es un “escollo superado”. Los hay que escriben Sahara Occidental marroquí y los hay que escriben Sahara sin màs.  Pero lo esencial es que se trata, efectivamente como escribe la señorita Rivero de una denominación geográfica. ¿Qué quiere decir esto?
Pues sencillamente que ya va siendo tiempo de que los españoles, entre otros descubran la impostura del Polisario cuando les vende gato por liebre: república sahraui. ¿Qué significa sahara? Un termino árabe que en español es desierto pero el Polisario no se atreve a traducirlo en español porque seria la república del desierto. Es como si existieran otras repúblicas de mesetas, planicies, arroyos, montanas, playas…. De una concepción geográfica el Polisario ha hecho su base engañosa.
Todo está prefabricado… para engañar y para introducir en el error. Ha llegado el tiempo de que se descubra y se està descubriendo la impostura impuesta por Argelia a base de compra de conciencias.