Cronica desde TindufFeatured

Polisario y sus apoyos: Complicidades peligrosas

ongtra el terror poilsarista

 

No importa quién soy ni cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a poder llegar parte de ellas.

España es de los españoles y, sobre la cuestión del Sahara, su prensa lo corrobora: Saben que hay centenares por no decir miles de saharauis secuestrados, torturados y algunos incluso asesinados en las prisiones del Polisario y algunos en las cárceles argelinas. Sin embargo, a los españoles solo les interesa de este océano de represión el saharaui que lleva nacionalidad española.

No obstante, en esta nueva ola de feroz represión del Polisario contra la indefensa población de los campamentos de Tindouf, no solo se debe denunciar la complicidad activa y efectiva de Argelia, sino también y , sobre todo, la de algunas fuerzas políticas o asociativas españolas que por una comisión-miseria sobre la ayuda humanitaria internacional apoyan con su silencio el terror polisarista en los campamentos de Tindouf.

Las organizaciones internacionales condenan los actuales secuestros y detenciones de los opositores al horror del Polisario, especialmente los de la Iniciativa por el cambio, objeto de una atroz represión, los militantes españoles de derechos humanos prefieren salvaguardar sus “intereses” y sus privilegios, consagrándose a una mortal acrobacia dialéctica al respecto.

En los campamentos, quiera o no España, hay una campaña de terror que alcanza el asesinato y crímenes contra la humanidad.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page