Cronica desde TindufCrónicasFeatured

Polisario y sus torpezas: El gran apuro de Argelia

Algún día...

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de argelinos de Tinduf y víctima de laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

 

En privado, off the record, no son pocos los diplomáticos argelinos e incluso políticos que no ocultan los aprietos y apuros de su país con el Polisario y sus burdos y sus torpezas.

“Nos fuimos muy lejos y apretamos tan fuerte el nudo que ahora no sabemos cómo desnudarlo”. “Travesura” de un ex diplomático argelino que confiesa que, durante más de 40 años ha “trabajado” en la desestabilización de Marruecos pero que “con el Polisario siempre supe que no era lo ideal”.

Una carga. Un estorbo. Un freno al despegue de un país con gas petróleo y minerales y que avanza a trancas y barrancas. “Alguien debe tomar, un día, la buena decisión”, espera el ex diplomático, expresando su deseo de que “se libere Argelia de este peso que le obstaculiza en si carrera del desarrollo con demás países de la región y fuera de ella”.

Un voto que es de la inmensa mayoría de los argelinos que, a pesar del lavado de cerebro, de las intensas e ininterrumpidas campañas de desprestigio y de calumnias contra Marruecos conservan nobles sentimientos hacia Marruecos “ilustración del presente y del futuro”.

Lo solemos decir: “nunca se podrá ocultar el sol con un tamiz…

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page