Cronica desde TindufFeatured

Polisario/América Latina: Fin de ciclo

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, internada hace 11 meses en un hospital de Nuakchot, antes de decidir regresar a su país: Marruecos, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… excluyente, selectiva y casi exclusivamente con una Ínfima parte de los saharauis.

Dicen los próximos a los centros de “poder” en la banda del Polisario, que nadie explica la a c tual desbandada de la banda en América Latina y en el mundo.

Argelia no perdona, a osa y acusa. De nuevo los argumentos e humillantes insultos de los militares argelinos a los responsables de sus milicias polisaristas de inutilidad y de “no servir para nada”.

Los que, por un sobresalto de dignidad, han respondido han desaparecido o con paradero desconocido desde hace días.

Los llamados aquí en estos campamentos “los hombres de Argel” entre ellos el “presidente” prefieren envolverse en un silencio conspirador cuando no delictivo en defensa de los mentores argelinos. La situación es grave, para muchos insostenible: ¡Aun hay dignidad, Baldomero!

Los próximos días pueden ser decisivos porque hay voces que se alzan contra la humillación argelina y la servidumbre de la dirección del Polisario. La paciencia tiene límites y la dignidad saharaui no se desperdicia, aunque en estos campamentos se transforma. De hecho la han transformado atrozmente.

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page