Cronica desde TindufCrónicasFeatured

“Polisarios” del interior ¿Qué hacen, pues, los “Polisarios” en Tinduf?

 

Aclaro, de antemano que importa muy poco cómo me llamo, ni de donde soy ni como he llegado hasta aquí, sino lo que voy a revelar, porque a excepción de una sola hermana, toda mi familia (15 miembros entre próximos y lejanos parientes) sigue, como la inmensa mayoría de su población, rehén del Polisario en los campamentos de Tinduf, pero esto no lo sabrán a través de España y sus laberintos de “derechos humanos” y de “solidaridad’ internacional… La situación de la población de estos campamentos es real y potencialmente inquietante. Atada a la vida, la gente se pregunta con qué derecho fue sometida a tantas humillaciones y a tantos atentados contra su dignidad saharaui. Cunde la desconfianza y la parquedad. Desaparecen trágicamente la solidaridad, la fraternidad y el amor al prójimo. La gente no busca más que sobrevivir para el día siguiente con la eterna pregunta de que si alguna ayuda humanitaria internacional u otra limosna haya llegado al campamento y, sobre todo, si les va a llegar.

Dos Polisarios, dos negocios o, mejor dicho, el gran negocio y su sucursal. Uno vegeta en campamentos argelinos de Tinduf. Otro en lujosas casas y mansiones en Layun o Dajla con sueldos y salarios que nadie sabe cuántos ni como vienen ni por qué « mérito ».

Aprovechando el clima de libertades individuales y colectivas en Marruecos, algunos asalariados de Argelia en el Sahara marroquí no secan sus provocaciones y sus desafíos al orden público. Actual publica e impunemente, lo que plantea la imperiosa pregunta de ¿Qué hace el Polisario en Tinduf (Argelia)?

Evidentemente la respuesta es obvia, bastaría echar un vistazo a las cuentas bancarias de los miembros de la cúpula de la banda del Polisario y, como dato suplementario a los estómagos de sus rehenes en el gulag argelino de Tinduf, para conocer la realidad y sus entresijos.

“Causa” y caso. El gran negocio que exige refugiados y refugiadizados. El obscuro negocio que exige hambre y pobreza. El criminal negocio que exige represión y terror.

Un “presidente” ex chivato franquista y sus 40 milicianos exageradamente enriquecidos después de no haber tenido donde caerse muertos y el mentor argelino que, pese a sus problemas sin solucio, interiores, cada vez que el barril del crudo sube un dólar, destina parte de él a sus milicias en Tinduf y a sus vende patrias en el Sahara marroquí. Menos que antes, eso sí, lo que explica la devaluación del fervor de muchos, algunos/algunas de los cuales se han convertido en cadáveres políticos.

Seguirán vendiendo ilusiones mientras que Estados Unidos prepara y forma en Dajla a sus habitantes a convertirse en líderes regionales.

La realidad y sus vertientes.

 

 

Afficher plus

Articles similaires

Bouton retour en haut de la page