FeaturedMi peluquero y yo

Política y psicología popular Mi Peluquero y yo Agentes del sionismo entre nosotros ¡La vergüenza!  

 

Cuenta mi peluquero que uno de sus clientes le enseñó una foto en el aeropuerto Ben Gueriun de Tel Aviv. “Inmediatamente le pedí que saliera de mi peluquería”.

  • ¡Caradura!
  • ¿Quién?
  • Un cantamañanas que se presenta en ¡mi peluquería, enseñando una foto con otros vende-honor en Israel
  • Y…
  • Le expulsé de mi peluquería, pidiéndole a él y a sus compinches que nunca vuelva
  • Es que son los enredados por el Mosad
  • Lo sé
  • Suelen son de la clase social más vulnerable: que no tienen donde caerse muertos, dispuestos a vender hasta a su padre, sin sentido de honor ni de referencia o identidad, impermeable al color y olor del dinero
  • Peor aún, suelen pertenecer a confusos grupos sociales
  • El rey acaba de dejarlo claro
  • En efecto, el soberano acaba de expresar en nuestro nombre nuestro indefectible apego y adhesión a la cuestión palestina
  • Por ello este reducido grupo de sin nombre ni principios debe responder ante la justicia por su acto de desafío y profanación de la nacionalidad marroquí
  • Es que, hasta Israel, los desprecia. Sabe que son unos desgraciados, lo que son y lo que representan porque conoce al rey de Marruecos y conoce la nobleza de los marroquíes
  • Hasta escupir sobre ellos es…
  • Una pérdida…
  • Eso…
Afficher plus

Articles similaires

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Bouton retour en haut de la page